Corte acoge Recurso de nulidad de sacerdote por despido injustificado

El hecho que la remuneración no fuera percibida por el trabajador sino por la Congregación a que pertenecía (en razón del voto de pobreza por éste realizado), no afecta la esencia de la relación laboral, que es la existencia de una prestación de servicios personales bajo subordinación y dependencia del empleador, quien le debe pagar una remuneración, perteneciendo a su decisión privada que el sueldo haya sido percibido por la Orden religiosa y no le resta validez al contrato de trabajo.

La Tercera sala de la Corte de Apelaciones de Concepción dio lugar al recurso entablado contra la sentencia que desechó la demanda por despido injustificado, fundada en el hecho que el sacerdote quien se desempeñaba como rector de un liceo, al no percibir directamente remuneración por estas funciones, sino que ésta era recibida por la Orden religiosa (en razón de un voto de pobreza); constituía una situación que debía regirse por las normas internas de la Congregación y no por las normas laborales.

En efecto, el tribunal colegiado declaró en su Considerando 4°: “Que, el sentenciador, no obstante dar por establecido que el actor desempeñó funciones de rector [un liceo], bajo subordinación de sus autoridades religiosas, que se le hicieron cotizaciones previsionales y liquidación de sueldo, egresos que se registraron como remuneración en los gastos del Colegio, pero que por no percibir el estipendio el actor, sino recibirlo la Orden religiosa de acuerdo al voto de pobreza, no reconoció la existencia del vinculo laboral, sosteniendo que dicha relación se regía por las normas de Congregación. Esta decisión infringió disposiciones legales que se pasan a detallar.

En efecto, en esta causa se discutió la existencia de una relación laboral y la justificación de su despido entre un sacerdote que desempeñó labores de rector  [un liceo], asunto de índole laboral, que debió ser dirimido conforme a las normas del Código del Trabajo y sus leyes complementarias, como lo dispone el artículo 1º del citado cuerpo legal. Cabe agregar que la Orden religiosa como la Fundación a cargo de la administración del Colegio, no aparece excluida de dicha competencia, al tenor de la misma disposición legal citada. Es más, [la fundación educacional demandada] no ha acreditado ser un organismo religioso canónico, de manera que se trata de una fundación, que se rige por el Titulo XXXIII del Libro I del Código Civil y por ende, sujeto de derechos y obligaciones conforme al derecho común. Finalmente, esta materia no se trata de una relación entre una Orden religiosa y su personal consagrado, sino de relaciones laborales ordinarias.

De igual manera, infringió la sentencia lo dispuesto en los artículos 3 letras a) y b), 4, 5, 7, 8 y 9 del Código del Trabajo, al no dar correcta aplicación a lo que se entiende por trabajador, empleador, representante del empleador, no reconoció la irrenunciabilidad de los derechos establecidos por las leyes laborales, el concepto de contrato de trabajo y sus características. Lo anterior se desprende del error de la sentencia de inaplicar la legislación laboral chilena para determinar la existencia de la relación laboral entre las partes. Además, el hecho que la remuneración no fuera percibida por el trabajador (el actor) sino por la Congregación a que pertenecía, no afecta la esencia la esencia de la relación laboral, que es la existencia de una prestación de servicios personales bajo subordinación y dependencia del empleador, quien le debe pagar una remuneración, lo que ocurrió en la especie. La circunstancia de aceptar el trabajador que el sueldo sea percibido por la Orden religiosa corresponde a su decisión privada, pero no le resta validez al contrato de trabajo”.

Asimismo concluye, en el Considerando Quinto: “5º.- Que de esta forma se incurrió en la causal contemplada en el artículo 477, inciso 1º, segunda parte, lo que ha influido sustancialmente en lo dispositivo del fallo, lo que llevó a rechazar la demanda, debiendo en cambio ser aceptada, por lo que se acogerá la causal de nulidad en estudio.”

Acceda a la Sentencia a texto completo en Microjuris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s