Presentan contrapropuesta a reforma tributaria

Una serie de medidas que apuntan a darle un alivio a la clase media y a las pymes, dio a conocer el senador Hernán Larraín, como parte de una contrapropuesta al proyecto de Reforma Tributaria presentado por el Ejecutivo.

«Queremos contribuir con esta contrapropuesta, para asegurar que la reforma tributaria, tenga el éxito que se persigue. Queremos plantearle al Gobierno, al Parlamento, una alternativa que permite incrementar los recursos que se recaudan, aliviarle el gasto a las pymes, aliviar el gasto tributario a la clase media y generar, por distintos mecanismos, una cantidad de recursos que creando un Fondo Nacional de Educación, permita realmente, potenciar la Reforma Educacional en marcha y, por esa vía, reducir drásticamente las desigualdades que hieren en forma profunda el alma nacional».

Plantean facilitar el trabajo de las actividades productivas de las Pymes mediante el otorgamiento de mayor plazo para el pago del IVA, y la incorporación de tres beneficios: La deducción de los incobrables; recuperar del IVA asociado a facturas; cambios en el pago de IVA de proveedores.

«Respecto del impuesto de primera categoría, el que pagan las empresas, el Gobierno plantea subir de 17 a 20%, con lo cual se grava igual a las Pymes. Nosotros proponemos aumentar el impuesto de 17 a 22%, pero al mismo tiempo, abrir dos tramos: uno para las medianas empresas, que solamente se le aumentaría a 18,5 y otro para las pequeñas y micro empresas, que les bajaríamos el impuesto a 15%», señaló el senador.

En tal sentido, señaló que «habría, por lo tanto, un tramo único de 22% para las grandes empresas o para aquellas que tengan una facturación elevada y dos tramos de excepción o reducción de impuesto. Que paguen más los que ganan más, que paguen menos, aquellas pymes que ganan menos, que son la clave del empleo del país».

En materia de beneficio tributario para el gasto en educación escolar «mantenemos el crédito educacional que propone el Gobierno, pero sólo para quienes tienen a sus hijos en escuelas municipales y particular subvencionados, excluyendo a los colegios particulares pagados. Creemos que la ley debe favorecer concretamente a las familias chilenas que requieren mayor apoyo estatal y privilegiar la institucionalidad de educación pública».

En cuanto a incentivos al crecimiento económico, el senador Larraín señaló que «la rebaja de aranceles debe ser condicionada inicialmente a un tope de 4%, para permitir al ejecutivo una mejor posición negociadora en la esfera de la inserción internacional».

Del mismo modo, planteó que «las utilidades que se acumulen y que no se capitalicen ni se distribuyan ni retiren, comiencen a pagar a contar del segundo año, y por cada año que siga, una tasa adicional de un 2% aplicado sobre la utilidad acumulada en esos ejercicios. Esta tasa debiera cesar cuando sumada a las que le precedieron llegue a un valor equivalente a una tasa de un 35%»

(Fuente: Senado)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: