Gobierno retiró proyecto de reforma tributaria y presentó nueva propuesta sobre el tema

En medio de un ambiente de polémica, el Ejecutivo retiró esta mañana de la discusión que se seguía en la Cámara de Diputados el proyecto de reforma tributaria (boletín 8269) y presentó una nueva propuesta en la materia con calificación de urgencia de Discusión Inmediata, esto es, seis para realizar el trámite.

La noticia, dada a conocer en la Sala, sorprendió a los diputados de oposición, quienes reclamaron que la cita convocada hoy en la Comisión de Hacienda era para analizar un eventual paquete de indicaciones al proyecto en trámite y no para conocer un proyecto nuevo. Además, refutaron la calificación de urgencia y la falta de deferencia del Ejecutivo de no informar sobre el cambio de criterio en torno a la reforma.

El presidente de la Comisión de Hacienda, diputado Ernesto Silva (UDI), explicó que la idea de convocar al Ministro Felipe Larraín fue, justamente, poder adelantar el debate que se desarrollará más formalmente durante la próxima semana. Recalcó que el oficialismo ya conoce los lineamientos de la propuesta y que el objetivo era que el sector opositor pudiera tener más tiempo para analizarla, dado el estrecho margen que da la calificación de urgencia.

La divergencia fue resuelta a nivel de comités políticos, quienes especialmente reunidos en paralelo con la sesión de Sala, acordaron dejar sin efecto la convocatoria de la Comisión de Hacienda propuesta para hoy a las 11:30 horas.

Pese a lo anterior, el diputado Silva indicó que los interesados en escuchar la exposición del Ministro de Hacienda podrán hacerlo en una reunión informal convocada a la misma hora que la cita anterior.

Tal como se expresa en el nuevo mensaje (boletín 8488), la nueva propuesta de reforma tributaria del Gobierno descansa en cuatro ejes fundamentales: aumento en la recaudación, alivios económicos para la clase media, incentivos al crecimiento y perfeccionamientos al sistema tributario (eliminación de exenciones injustificadas y cierre de vacíos que permiten el arbitraje tributario).

Respecto del primer punto, se mantiene el criterio adoptado en la primera reforma de aumentar la tasa del impuesto de primera categoría a un 20%, para las utilidades que se perciban o devenguen a partir del año 2012.

En término de alivios económicos, se reducen las tasas marginales del impuesto único de segunda categoría y global complementario, con la introducción de la reliquidación del impuesto en caso de trabajadores dependientes cuyas remuneraciones, por distintas causas, varíen durante un determinado año.

(Fuente Cámara de Diputados)

 Suscriba a nuestro RSS Tributario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: