Juzgado del Trabajo de Santiago acoge acción de tutela laboral motivada por actos de acoso sexual

Se dedujo acción de tutela laboral de derechos fundamentales, despido indirecto y cobro de prestaciones y subsidiariamente, de despido indirecto y cobro de prestaciones, por parte de una médico cirujano, de nacionalidad ecuatoriana, en contra de una empresa constructora, ello con ocasión del trato de que fue objeto, consistente en acciones de acoso sexual y laboral, y en comentarios morbosos y de doble sentido, aprovechándose de una eventual posición de vulnerabilidad y a pesar que ella requirió no se continuara con tales acciones, todo lo cual, constituiría una vulneración del derecho a la integridad física y psíquica, al derecho a la honra y un acto de discriminación.

El Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, en fallo de primera instancia, acogió la denuncia principal, señalando que el acoso sexual implica “que una persona realice en forma indebida, por cualquier medio, requerimientos de carácter sexual, no consentidos por quien los recibe y que amenacen o perjudiquen su situación laboral o sus oportunidades en el empleo. Ahora bien, dado que la situación que en suma se produce en el acoso sexual es la exigencia de acceder a requerimientos en el orden sexual efectuadas bajo la amenaza, velada o explícita, de perjudicar la situación laboral de la víctima, generando una presión ciertamente indebida en ella, aparece el instituto en comento como una forma de abuso de poder, sea que provenga de un superior jerárquico o de quien puede influir entre los compañeros, superiores o subordinados de la persona afectada, en el desarrollo de sus labores. Así, siendo un abuso de poder, ciertamente no es esperable que se trate de actos evidentes y públicos, sino que, de contrario, es una conducta que se despliega de forma solapada, oculta, lo que el autor requiere para obtener el resultado ilícito esperado”, agregando, en relación a la prueba, que “no es dable exigir a la actora que acredite, en forma concreta, los requerimientos efectuados, sino que, de contrario, acredite las circunstancias ambientales que rodean la situación y que hacen plausible concluir que existió una situación de acoso sexual, aportando de esta forma los indicios exigidos por el artículo 493 del Código del Trabajo”.

(Fuente: Diario Constitucional)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: