Agricultores serían objeto de derechos de agua cuando participen en la generación de electricidad

agricultura ganadería agropecuarioCon el fin de hacer parte a los regantes en los derechos de aprovechamiento de aguas no consuntivos, los senadores Hernán Larraín, Alejandro García Huidobro, Víctor Pérez y Gonzalo Uriarte presentaron un proyecto que modifica el Decreto con Fuerza de Ley N° 1.123 del Ministerio de Justicia que establece normas sobre ejecución de obras de riego por el Estado.

La iniciativa  que será vista por la Comisión de Obras Públicas, plantea que dicha norma ha constituido una herramienta eficaz para reunir los esfuerzos del Estado y de los regantes, esto es, del sector público y privado, para construir obras de riego.

En texto explica que “si los regantes tuvieran seguridad de riego y, con ello, agua en forma pareja, harían cultivos rentables como remolacha, achicoria y maíz y no tendrían que hacer rotación con trigo como hoy o usar cultivos más cortos para aprovechar mejor el recurso, todo lo cual se traduce en una menor rentabilidad”.

Continúa indicando “que con cultivos más rentables, habría más trabajo más producción y más riqueza en la zona, lo que se logra mediante la construcción de obras de riego, como las que contempla este Decreto”.

Dichas obras son construidas considerando, además, un beneficio complementario, como es la generación de energía a través de la instalación de generadores hidroeléctricos, generalmente de pasada, que pueden ser asociados a embalses de riego.

La iniciativa cita a la web del Centro de Energías Renovables del Ministerio de Economía donde se indica que este tipo de aprovechamiento se traduce en «el uso de los derechos consuntivos de agua que tienen los agricultores organizados en comunidades de agua y asociaciones, para generar electricidad en forma complementaria a la actividad del riego, sin alterarlo o afectarlo».

La web agrega que estos derechos de agua pueden estar «legalmente regularizados, o bien, pueden tratarse de usos precarios no inscritos pero que de algún modo constituyen derechos».

Este tipo de centrales cuentan, según la misma página web, con una serie de ventajas en comparación con centrales de pasada convencionales, como lo son el menor costo de implementación, menor impacto ambiental, su complementariedad con actividades agrícolas de riego y beneficios sociales asociados al mejor uso del recurso hídrico.

Dada la importancia del aporte de los regantes en la construcción de estas centrales generadoras, el proyecto establece justo que ellos tengan beneficios proporcionales en relación a los de aprovechamiento no consuntivos que se generan a partir de dichas obras.

Ello se fundamenta en el hecho de que si los regantes no aportaran sus derechos de aprovechamiento consuntivos para la construcción de obras de riego, no sería posible constituir los derechos de aprovechamiento no consuntivos requeridos para construir centrales hidroeléctricas.

(Fuente: Senado)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: