Proyecto de ley regula interrupción legal del embarazo por razones terapéuticas

embarazoSobre la base de una propuesta elaborada por la agrupación Miles-Chile, un grupo de diputados de oposición, liderados por María Antonieta Saa (PPD), presentó un proyecto de ley (boletín 8925) que regula la interrupción legal del embarazo por razones terapéuticas.

La moción, derivada a la Comisión de Salud para su estudio, fue ingresada a trámite legislativo por la diputada Saa el martes 7 de mayo junto a las diputadas Adriana Muñoz(PPD) y Clemira Pacheco (PS) y a los diputados Gabriel Ascencio (DC), Juan Luis Castro(PS), Aldo Cornejo (DC), Hugo Gutiérrez (PC) Marco Antonio Núñez (PPD), Alberto Robles(PRSD) y Gabriel Silber (DC).

El proyecto, en primer lugar, baja la pena aplicada a las mujeres que se practican un aborto y que está radicada en el artículo 344 del Código Penal. Así, de una pena de presidio menor en su grado máximo (desde tres años y un día a 5 años) se reduce a una pena de presidio menor en su grado mínimo (desde 61 días a 540 días).

Además, la moción deroga la norma contemplada en el mismo artículo que indica una pena de presidio menor en su grado medio (desde 541 días a 3 años) para la mujer que se practicara un aborto con objeto de “ocultar su deshonra”.

A seguir, la iniciativa agrega dos nuevos artículos (345 bis y 345 ter). El primero establece que un médico-cirujano podrá interrumpir un embarazo, previo consentimiento expreso y escriturado de la mujer, cuando:

1.- Evite un peligro para la vida de la mujer embarazada o una amenaza de afectación grave a su salud corporal y que este riesgo no pueda evitarse de otro modo exigible a la mujer.
2.- El embrión o feto padezca por predisposición hereditaria o efectos dañinos anteriores al nacimiento, una patología grave que resulta incompatible con la supervivencia del feto después del nacimiento, no pudiendo exigirse a la mujer la continuación de su embarazo. En este caso, no se podrá interrumpir el embarazo una vez transcurridas las veintidós semanas de gestación.
3.- Hay razones fundadas para presumir que la mujer ha sido objeto de violación u otro abuso sexual, inseminación o transferencia de embriones contra o sin su voluntad y que el embarazo es una consecuencia de aquellos actos. En estos casos, no se podrá interrumpir el embarazo más allá de la semana doce de gestación.

Indica que, en estos casos, se presume el consentimiento de la mujer embarazada que es incapaz de prestarlo, a menos que antecedentes fidedignos demuestran convincentemente la voluntad de la mujer de sobrellevar el embarazo hasta su término, aun en las circunstancias expresadas anteriormente.

(Fuente: Diputados)

Consulte tramitación de Proyecto de Ley, Boletín N° 8925-11

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: