Corte Suprema anula sentencia por cultivo ilegal de marihuana y ordena realización de nuevo Juicio Oral

MARIHUANALa Corte Suprema acogió recurso de nulidad presentado en contra de la sentencia del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de San Bernardo que condenó a Milton Gregory Flores Gatica a la pena de 41 días de presidio, en calidad de autor del delito de cultivo ilegal de cannabis sativa y ordenó la realización de un nuevo juicio oral.

En fallo unánime (causa rol 1967-2013), los ministros de la Segunda Sala Milton Juica, Hugo Dolmestch, Haroldo Brito y Lamberto Cisternas; además del abogado integrante Jorge Lagos, determinaron que la resolución del tribunal de alzada, del 18 de enero pasado, es nula.

La resolución del máximo tribunal determina que el tribunal de primera instancia no se hizo cargo de todas las alegaciones vertidas por la defensa del imputado Flores Gatica en el juicio, por lo que ordena la realización de un nuevo juicio oral.

“Reiteradamente ha sostenido esta Corte que toda sentencia criminal debe razonar y exponer los fundamentos en que se apoya, justificar con rigor intelectual la corrección de la decisión adoptada, fijar los hechos y establecer el derecho aplicable. Motivar la decisión sobre los hechos significa elaborar una justificación específica de la opción consistente en tener algunos de éstos por probados, sobre la base de los elementos de prueba obtenidos contradictoriamente en la litis. Tal deber apunta no sólo a hacer inteligible la sentencia, sino también a asegurar un modo de actuar racional en el terreno previo de la fijación de las premisas fácticas del fallo. El cumplimiento de este deber permite la fiscalización de la actividad jurisdiccional por parte de los tribunales superiores mediante el ejercicio de los recursos procesales. Si el tribunal explica las razones de su resolución es posible controlar si efectivamente la actividad judicial se ha movido dentro de los parámetros de la lógica-racional y la legalidad o si, por el contrario, el fallo es el resultado de la arbitrariedad. Es por ello que en nuestro ordenamiento jurídico las decisiones judiciales no deben resultar de meros actos de voluntad o ser fruto de simples impresiones de los jueces: deben ser el resultado de la estimación racional de las probanzas exteriorizada como una explicación igualmente racional acerca del por qué se decidió de esa manera -y no de otra-, explicación que deberá ser comprensible y para cualquier tercero. Parte importante de ese requerimiento es dar respuesta a todos los planteamientos y circunstancias formulados por las partes atinentes a la Litis”, sostiene el fallo.

 (Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: