Corte Suprema ordena a empresa forestal y a banco reparar daño ambiental por tala de bosque nativo

bosque forestalLa Corte Suprema ordenó a la empresa forestal León Limitada y al Banco de Chile reparar de manera solidaria el daño ambiental provocado en el fundo “El Peñasco” por la tala y quema ilegal de bosque nativo en la zona de Quirihue, Región del Bío Bío, en 2006.

En fallo unánime (causa rol 8593-2012), pero con prevenciones, la Tercera Sala del máximo tribunal -integrada por los ministros Sergio Muñoz, Héctor Carreño, Pedro Pierry y María Eugenia Sandoval; además del abogado integrante Guillermo Piedrabuena- determinó que ambas demandadas son responsables por el daño ambiental provocado en más de 100 hectáreas de roble hualo, queule, pitao, lingue y avellano, todas especies nativa y que, en el caso de la primera, se encuentra amenazada.

“Que los considerandos 50° y 51° del fallo de primera instancia, reproducidos por el de segunda, establecen que se ha producido un daño significativo al medio ambiente con motivo de las cortas ilegales, quema de hualo y otras especies de siempreverde de galería, además de la aplicación de químicos destinados a eliminar totalmente el bosque, afectando los componentes del ambiente suelo ya que, debido a las quemas realizadas, una parte importante de sus nutrientes pueden haber sido exportados por arrastre o percolación lo que afecta la productividad de dicho suelo, el que ya por ubicación geográfica presenta erosiones desde el siglo XIX, siendo la cubierta vegetal su mayor protección contra la lluvia y la escorrentía. Adicionalmente se ha afectado la biodiversidad, toda vez que las especies hualo, queule y pitao no tienen posibilidades de recuperación, quedando el suelo descubierto desencadenando procesos erosivos”, sostiene el fallo en el caso de la forestal León Limitada.

La resolución agrega: “Finalmente los sentenciadores del fondo concluyen que se ha configurado la relación de causalidad entre la tala y quema del bosque y el daño al medio ambiente. Que por los razonamientos anteriores sólo cabe concluir que la atribución de responsabilidad que se efectúa por los sentenciadores a la recurrente, en cuya virtud la condenan a efectuar la reparación ambiental solicitada en la demanda, no infringe las disposiciones legales invocadas por ella”.

(Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: