Corte Suprema acoge recurso de protección de imputados en causa por Abuso Sexual

CorteSupremaChileLa Corte Suprema ordenó a Carabineros que realice rondas aleatorias -por un plazo de seis meses- en el domicilio de imputados de abuso sexual de menores, para evitar manifestaciones en su contra.

En fallo unánime (causa rol 4932-2013), los ministros de la Tercera Sala del máximo tribunal Sergio Muñoz, Héctor Carreño, Pedro Pierry y María Eugenia Sandoval; además del abogado integrante Alfredo Prieto, acogieron un recurso de protección presentado por los hermanos e hijos de Juan Romeo Gómez y Ana María Gómez, respectivamente, acusados por el Ministerio Público y querellantes de ser autores de abusos sexual en el denominado caso “Hijitus de la Aurora”, quienes actualmente se encuentra a la espera de la audiencia de preparación de juicio oral.

El fallo del máximo tribunal -sin referirse a la culpabilidad o inocencia de los imputados- determina que se ha vulnerado la garantía constitucional de derecho a la honra, garantizado en el artículo 19 Nº 4 de la Constitución Política de Chile, por una serie de campañas a través de la prensa que la Corte Suprema define como “juicios paralelos”.

“Que de tanta importancia como la protección y el reconocimiento de la honra y demás derechos de los recurrentes lo son las consecuencias que la doctrina comparada de un tiempo a esta parte destaca respecto al papel que desempeñan en procesos de alto impacto en la comunidad los medios de comunicación social, sobre todo para la real vigencia de garantías fundamentales del debido proceso. De este modo, reconociéndoles su importancia junto a su indiscutida e inigualable influencia en la formación de la opinión pública, extremos tan importantes como la presunción de inocencia y la necesaria imparcialidad de los tribunales pueden verse afectados por lo que se ha dado en llamar “juicios paralelos”, en los que al margen de las garantías que por definición integran un proceso justo y racional, se conduce la discusión pública hacia conclusiones dictadas por la emotividad y el sensacionalismo, fuera del alcance de las instancias de control jurisdiccional consagradas en la institucionalidad.
Reconociendo esta Corte la gravedad que tienen y representan los hechos motivo de la investigación y respectiva formalización, no pesa un veredicto de culpabilidad sobre ninguno de los miembros del grupo familiar recurrente ni éstos se encuentran al margen de los derechos y garantías que tanto la Constitución como las leyes reconocen y garantizan a toda persona, cuestión que en el caso particular además constituye un dictado de la presunción de inocencia que rige en su favor”, sostiene el fallo.

(Fuente: Poder judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: