Tribunal Constitucional español dictó sentencia que denegó amparo por revisión de correo electrónico corporativo de trabajador

correo electrónicoEl Tribunal Constitucional español dictó sentencia respecto de un recurso de amparo interpuesto por un trabajador despedido por la empresa en la que prestaba servicios por haber enviado información sensible a la competencia por medio de su correo electrónico corporativo.

El Artículo 18 de la Constitución española asegura a todas las personas el “Derecho a la intimidad. Inviolabilidad del domicilio: 1.Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. (…) 3. Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial”.

En su sentencia, la Sala Primera de la Magistratura Constitucional hispana descartó que la intervención de los mensajes por la compañía haya lesionado el derecho del trabajador al secreto de las comunicaciones (art. 18.3 CE) y a la intimidad (art. 18.1 CE). Para arribar a esta conclusión, la sentencia estimó que “no podía existir una expectativa fundada y razonable de confidencialidad respecto al conocimiento de las comunicaciones mantenidas por el trabajador a través de la cuenta de correo proporcionada por la empresa”, dado que la empresa tiene la facultad implícita de controlar la utilización del correo electrónico institucional, a objeto de verificar el cumplimiento por el trabajador de sus obligaciones y deberes laborales.

Lo anterior se vincula igualmente con las obligaciones laborales derivadas del Convenio colectivo del sector químico, al que pertenece la compañía, que tipifican como falta leve del trabajador “la utilización de los medios informáticos propiedad de la empresa (correo electrónico, Intranet, Internet, etc.) para fines distintos de los relacionados con el contenido de la prestación laboral (…)”, por lo que la empresa estaba legitimada para controlar las herramientas informáticas puestas a disposición del trabajador. El mismo argumento vinculado a la previsibilidad del control del uso del correo electrónico determinó que el TC rechazara igualmente la eventual lesión al derecho a la intimidad.

Finalmente, el Tribunal Constitucional procedió a aplicar los subprincipios de proporcionalidad a fin de revisar en concreto la medida de acceso al contenido de los correos electrónicos, concluyendo que ésta fue “justificada”, porque se basó en “la existencia de sospechas de un comportamiento irregular del trabajador”, “idónea” para el fin pretendido, “consistente en verificar si el trabajador cometía efectivamente la irregularidad sospechada”, “necesaria” para poder justificar el despido disciplinario ante una eventual impugnación judicial, y, finalmente, fue una medida “ponderada y equilibrada” pues ninguno de los mensajes que suscitaron la controversia refleja “aspectos específicos de la vida personal y familiar del trabajador, sino únicamente información relativa a la actividad empresarial cuya remisión a terceros (…) implicaba una transgresión de la buena fe contractual”.

(Fuente: Diario Constitucional)

Consulte texto completo de la sentencia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: