Corte Suprema rechaza recurso de queja presentado por multa a empresa auditora

CorteSupremaChileLa Corte Suprema rechazó el recurso de queja presentado en contra de la decisión de la Corte de Apelaciones de Santiago que ratificó una multa aplicada por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) a PricewaterhouseCoopers.

En fallo unánime (causa rol 1584-2013), los ministros de la Tercera Sala del máximo tribunal Sergio Muñoz, Pedro Pierry y Carlos Cerda (suplente); además de los abogados integrantes Luis Bates y Emilio Pfeffer, descartaron que los ministros de la Novena Sala del tribunal de alzada hayan cometido falta o abuso, al ratificar la sanción de 4.500 UF (unidades de fomento) aplicada a la empresa, en el marco del denominado caso “La Polar”.

El máximo tribunal determinó que el recurso de queja no es la vía idónea para recurrir por la aplicación de este tipo de sanciones o contra las interpretaciones que hacen ministros de cortes de su aplicación por la autoridad.

“Que esta Corte ha sostenido en reiterados fallos que el recurso extraordinario de queja no se ha establecido para corregir errores de interpretación jurídica en términos de provocar una nueva revisión del asunto controvertido en punto a que se dicte sentencia revocatoria en una nueva instancia. Así, se ha establecido que los errores o equivocaciones de una sentencia no representan necesariamente falta o deberes funcionarios ni un abuso de facultades que amerite sanciones disciplinarias, sino que, a lo más, un criterio errado sobre el negocio que les corresponde resolver (SCS, 21.09.1951 RDJ T. LVII, 2ª parte, sección 3ª, pág. 123), opinión reiterada posteriormente en múltiples decisiones de esta Corte. (SCS, 21.09.1951 RDJ T. LVII, 2ª parte, sección 3ª, pág. 123), opinión reiterada posteriormente en múltiples decisiones de esta Corte”, sostiene el fallo.

La resolución agrega: “La falta o abuso grave que hace viable el recurso extraordinario de queja debe, además, tener carácter grave, es decir, de acuerdo al Diccionario de la Lengua Española, grande, de mucha entidad o importancia, exigencia que no concurre en el caso sublite según lo expuesto precedentemente, pues no obstante la solidez que puedan revestir los argumentos del recurrente y encontrarse discutida la tesis jurídica sustentada en la sentencia recurrida, ello no basta para acoger un recurso de la naturaleza y características extraordinarias que exhibe el arbitrio deducido que lleva aparejada la aplicación de medidas disciplinarias que de ello se derivan y a que se refiere el inciso final del artículo 545 del Código Orgánico de Tribunales”.

 (Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: