Pleno elige al ministro Sergio Muñoz como presidente de la Corte Suprema

min_sergio_munozEl pleno de la Corte Suprema eligió hoy -miércoles 18 de diciembre de 2013- al ministro Sergio Muñoz Gajardo como nuevo presidente del máximo tribunal para el bienio que comienza el 6 de enero de 2014 y concluye el 5 de enero de 2016.

El presidente de la Corte Suprema, ministro Rubén Ballesteros, realizó la presentación de quien lo sucederá en el cargo. Tras ello, el ministro Sergio Muñoz manifestó su agradecimiento por la distinción.

“Mis colegas han tenido la buena voluntad y la confianza de disponer que conduzca los destinos de la Corte Suprema en los próximos dos años. Asumo este desafío con responsabilidad y enorme humildad; es una decisión libre, espontánea, en que cada una pudo expresar su opinión. Esto me llena de orgullo, de satisfacción y será un desafío como lo he indicado con anterioridad y espero estar a la altura para liderar una circunstancia histórica del Poder Judicial”, sostuvo el ministro Muñoz.

Asimismo, hizo hincapié en el desafío de seguir acercando la justicia a la ciudadanía y el compromiso de la judicatura de entregar una justicia de calidad, oportuna, comprensible y centrada en las personas. “Estamos dispuestos a escuchar a la ciudadanía. Hacer nuestro trabajo de cara la ciudadanía y creo que el principal desafío es poder satisfacer las demandas ciudadanas y nuestro trabajo va colocar a las persona en el centro de las preocupaciones. Entiendo que los tribunales están al servicio de las personas y los tribunales deben promover y proteger todos los derechos de las personas, de todas las personas. No existe la posibilidad de excluir a ninguna persona o ningún habitante del país de lo que es el privilegio de recurrir a los tribunales”.

Consultado sobre el sistema de nombramientos de integrantes del máximo tribunal, el ministro Muñoz dijo: “Como Corte Suprema hemos dicho que el sistema se puede perfeccionar para que represente de la mejor forma lo que es la soberanía popular en los puestos de elección indirecta, como son los ministros de la Corte Suprema. Lo que hay que tratar es que las prácticas que se llevan adelante en algún momento determinado no lleguen a establecer ciertos cuoteos porque, en definitiva, lo peor que puede suceder es que la Corte Suprema se integre por personas que no tienen los méritos para llegar a ella y, lógicamente, si nosotros hemos votado por cinco personas y se ha formado la quina respectiva, cada una de ellas puede ser nombrada y tiene los méritos para hacerlo. El problema es que la autoridad política en quien descansa esta decisión, muchas veces incurre, diría yo, en excesos en el cuestionamiento políticos de lo que son los magistrados. Creo que debe estar eso exento de escrutinio público, los magistrados que concurren en estos casos a solicitar que se les nombre en una responsabilidad tan alta debe hacerlo por su méritos y no de una manera política partidista como ha estado sucediendo en los últimos nombramientos, que expone a los colegas a un aspecto innecesario y que en algunos casos puede llegar a ser degradante al tener que estar inclinándose a los políticos de turno, del momento en el país”.

(Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: