Asignación por muerte y bono por hijo: senadores insisten en garantizar beneficios a montepiadas

SenadoA través de un proyecto de acuerdo, los senadores Navarro y Quintana reiteraron la necesidad de legislar para que las mujeres que debieron cambiarse del INP a una AFP, conserven su derecho a reembolsar parte de los gastos mortuorios.

Actualmente 61 mil viudas que reciben pensión de sobrevivencia del Instituto de Previsión Social (IPS) se han afiliado a una AFP con el objeto de recibir el llamado bono por hijo. Sin embargo, en virtud de ello, éstas han perdido beneficios del antiguo Instituto de Normalización Previsional (INP).

Para corregir esta situación, los senadores Alejandro Navarro y Jaime Quintana presentaron un proyecto de acuerdo donde se solicita al Ejecutivo enviar un mensaje que permita a las beneficiarias de pensiones de sobrevivencia del antiguo sistema -quienes para percibir el bono por hijo han debido afiliarse a una AFP-, conservar su derecho a ser causantes de la asignación por muerte.

Los congresistas argumentan aquello, indicando que “es injusto que por falta de información, un vacío legal y una interpretación restrictiva del beneficio, se les niegue a éstas el derecho a tener una sepultura digna, al punto de que por gozar de un beneficio, se les niegue otro que no es incompatible”.

La propuesta explica que la asignación por muerte es definida como “un beneficio pecuniario que consiste en el retiro de una suma equivalente a 15 UF (349 mil 635 pesos aproximadamente) de la cuenta individual del afiliado”, que se entrega a quien acredite haberse hecho cargo de los gastos del funeral.

Asimismo, se entiende por Bono por Hijo, «el beneficio que incrementa el monto de la pensión de la mujer a través de un bono por cada hijo nacido vivo o adoptado”. Las mujeres con 65 años y más, y que forman parte del sistema de capitalización individual, pueden acceder a dicho instrumento.

Los parlamentarios aclaran que por un vacío legal, “si una mujer pensionada por sobrevivencia (viudez o montepío) del IPS se afilia a una AFP para acceder a dicho bono, pierde el derecho a ser causante de asignación por muerte del antiguo sistema de pensiones, y pasa a ser causante de cuota mortuoria en el sistema de capitalización individual, siempre y cuando el saldo de la cuenta, a su fallecimiento, sea mayor o igual a 15 UF”.

El proyecto de acuerdo cita a la académica Pierina Bertoni de 1a Universidad del Desarrollo (UDD), quien asegura que 800 de estas mujeres fallecieron sin haber recibido información acerca de que estaban renunciando a los beneficios del IPS, y que por ende “sus familias tuvieron que hacerse cargo de los funerales de manera particular, sin contar con el dinero de la asignación por muerte, teniendo que endeudarse”.

(Fuente: Senado)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: