Corte Suprema acoge recurso de revisión y ordena libertad inmediata de condenado

CorteSupremaChileLa Corte Suprema acogió un recurso de revisión presentado por la defensa de un condenado por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Copiapó, como autor del delito de robo con intimidación, y ordenó su libertad inmediata.

En fallo dividido (causa rol 11109-2013) los ministros de la Segunda Sala del máximo tribunal Hugo Dolmestch, Lamberto Cisternas y Juan Escobar (suplente); además de los abogados integrantes Luis Bates y Ricardo Peralta, acogieron el recurso especial presentado por la Defensoría Penal Pública por Julio César Robles Vergara, quien fue condenado a 5 años y un día de presidio por el tribunal oral de Copiapó, en junio de 2012.

El fallo absolutorio del máximo tribunal consideró la irrupción de hechos nuevos en la causa, posteriores a la dictación de la condena -como la retractación de una de las supuestas víctimas- que hacen procedente la anulación de la sentencia y absolver definitivamente a Robles Vergara de los cargos.

“Fluye que los elementos en que se ha fundado la presente acción de revisión constituyen hechos nuevos, desconocidos durante el pleito, que se descubrieron con posterioridad al pronunciamiento condenatorio, medios todos que son bastantes para comprobar la inocencia de Julio César Robles Vergara. Es así como aparece demostrado, con las probanzas referidas en el motivo segundo de esta resolución, que en la causa RUC N° 1000715502-1, del Tribunal Oral en lo Penal de Copiapó, se condenó el doce de junio de dos mil doce a Julio César Robles Vergara, como autor del delito de robo con violencia perpetrado el 4 de agosto de 2010 en perjuicio de las víctimas de identidad reservada PRL y HHR, en circunstancias que, con posterioridad a la ejecutoriedad de dicho fallo, se determinó que la víctima Hugo Henríquez Rojas, desde fines de 2012 y durante el curso del año 2013, en diversas instancias -radio, televisión y prensa escrita, ante el Ministerio Público y la familia del condenado, por escrito en carta dirigida al Presidente de esta Corte, don Rubén Ballesteros Cárcamo, y frente al propio sentenciado- ha reconocido el error en que incurrió en el reconocimiento del autor del delito que le afectó, el 4 de agosto de 2010, imputándoselo a una persona diversa de la que lo cometió, a quien reconoció con posterioridad, mientras prestaba labores en un supermercado de Copiapó. Si tales antecedentes hubiesen sido ponderados por el sentenciador de primer grado, no habría llegado a la certeza condenatoria que legitimó en su momento la dictación de la sentencia cuya revisión se ha pedido, dictando por el contrario sentencia de absolución”, sostiene el fallo.

(Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: