Corte de Santiago ratifica pago de indemnización por tardanza en tratamiento médico

corteLa Corte de Apelaciones de Santiago ratificó la sentencia de primera instancia que condenó al Hospital Clínico de la Universidad Católica a pagar una indemnización de más de $800.000.000 (ochocientos millones de pesos), a las hijas de paciente que murió -en 2006- producto de la tardanza en recibir tratamiento médico en el centro de salud.

En fallo unánime (causa rol 8963-2011), la Quinta Sala del tribunal de alzada -integrada por la ministra María Rosa Kittsteiner, la fiscal judicial Clara Carrasco, y el abogado integrante Ángel Cruchaga, ratificó la resolución dictada por el Séptimo Juzgado Civil (causa rol 32125-2008), que condenó a indemnizar a las hijas de Vivian Neut Bocaz, quien falleció, en noviembre de 2006, por la tardanza en recibir el tratamiento médico que requería.

En octubre de 2011, la entonces jueza del Séptimo Juzgado Civil de Santiago Jenny Book había determinado la responsabilidad del hospital por el retardo en practicar una transfusión de plaqueta a Vivian Neut, lo que provocó la muerte de la madre de las demandantes.

“Ha quedado acreditado en autos que la Sra. Vivian Neut Bocaz ingresó al centro médico San Carlos de Apoquindo, perteneciente a lo que el mismo demandado denomina “Red de Salud UC” el día 23 de noviembre de 2006, al menos a las 11.43 horas, lo que se desprende claramente de 7 exámenes de laboratorio, muestras tomadas en dicho centro. Que de los propios exámenes, más el examen clínico de la paciente se hace un diagnóstico de su enfermedad como púrpura trombótica trombocitopenia, diagnóstico que estaba claramente indicado en el documento denominado “Resumen de Traslado” en él se expresa consignando la “alta probabilidad de Ptt con indicación de plasmaféresis, por tanto ya en horas al menos del medio día del 23 de noviembre, se sabía con una alta certeza, dado los márgenes de probabilidad utilizados en las prácticas médicas que la Sra. Neut Bocaz padecía la señalada patología y también se conocía el tratamiento al que debía ser sometida. Según consta de la orden de traslado de la Clínica San Carlos al Hospital Clínico de la Pontifica Universidad Católica, ubicado en calle Marcoleta, doña Vivian Neut ingresó recién a éste hospital a las 18: 15 hrs, no obstante haber llegado la ambulancia a las 17: 10 es decir una hora se tomó el demandado en recibir a una paciente critica, por cuanto él mismo la ingresó a UCI, de lo que se desprende la gravedad del cuadro y la enfermedad con la que se deriva. También ha quedado acreditado que doña Vivian Neut llegó en horas de la mañana del mismo día 23 de noviembre de 2006 al menos antes de las 11.00 hrs-según la hora de las pruebas de laboratorio- entendiendo que estas no pueden haberse practicado de inmediato al ingresar la paciente al servicio de urgencia, llegando ésta, recién después de siete horas al Hospital Clínico de la UC, para luego a las 18:45 según se lee claramente del respectivo documento consistente en “Solicitud de Transfusión” habría sido solicitado el procedimiento de plasmaféresis; colocándose 8 u de plaquetas a las19.46 hrs. y los glóbulos rojos a las 21:37 hrs, con lo que queda claro que la paciente no falleció a las 21:10 hrs. como lo sostiene el documento Epicrisis firmado por el Dr. Luis Castillo, fallecimiento que según el certificado de defunción se produjo a las 22: 40 hrs, es decir es posible concluir que la Sra. Neut Bocaz estuvo algo más de 10 horas, prácticamente el día completo del 23 de noviembre de 2006, primero en la Clínica San Carlos y luego en el Hospital Clínico de la Pontifica Universidad Católica. Que para esta sentenciadora, en esta fase del razonamiento judicial; es posible concluir que la paciente debió soportar todo ese periodo de tiempo prolongado, antes de que recibiera el tratamiento que desde horas de la mañana ya estaba indicado, al igual que el diagnóstico, el que por lo demás nunca varió, como tampoco se ha podido demostrar por el demandado, que existieron dudas o alteraciones del señalado diagnóstico como tampoco del tratamiento. Que uno de los argumentos de defensa del demandado, para explicar el prolongado tiempo que ya se ha descrito, consiste en que dada la precariedad del diagnóstico, los profesionales del Hospital Clínico, una vez recibida la paciente, deben nuevamente hacer una anamnesis, sin embargo basta sólo la lectura de los respectivos documentos del que remite y del recibe al Sra. Neut para apreciar que prácticamente son iguales, no se vislumbra duda sobre el diagnóstico, no se menciona que pudiera tratarte de otra patología, se vuelve a consignar “PTT/ SHU” como tampoco se observa otra indicación diversa para el tratamiento”, sostiene el fallo de primera instancia.

(Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: