Proponen aumentar las sanciones a quienes manejen en estado de ebriedad causando lesiones gravísimas o con resultado de muerte

agravante_alcoholLa iniciativa legal pretende elevar la pena aplicable a este delito, a presidio mayor en su grado mínimo, es decir, de 5 años y un día a 10 años, además de la inhabilitación perpetua para conducir.

Aunque los legisladores reconocen que nuestro país ha avanzado en las restricciones a la conducción bajo los efectos del alcohol, redefiniendo los niveles de alcohol en la sangre que tipifican la conducción bajo la influencia del alcohol y el manejo en estado de ebriedad y ha legislado endureciendo las sanciones pecuniarias y de suspensión de licencias de conducir, no se han modificado las normas referidas al monto de la pena del delito de manejo en estado de ebriedad, aspecto esencial que necesita ser cambiado para terminar con la conducción irresponsable y la impunidad existente ante este delito.

Por esto, se señala en el texto legal que hoy es indispensable avanzar en una calificación mayor del delito de manejo en estado de ebriedad causando lesiones gravísimas o con resultado de muerte; sancionándole como lo que es: un delito grave.

Aclaran además que el principal problema existente, es que los autores de este delito no quedan en prisión preventiva mientras dura el proceso y finalmente cumplen una corta condena en libertad, debido a lo baja de la pena, que tiene carácter de simple delito y cuyo monto es de presidio menor en su grado máximo, (de tres años y un día a cinco años), la que en virtud de la aplicación de atenuantes, permite rebajarla al mínimo, producto de lo cual los autores no estarán nunca privados de libertad a pesar de la gravedad del delito.

Por todo lo anterior, el proyecto de ley -que será analizado por la Comisión de Obras Públicas- propone elevar la pena del delito de manejo en estado de ebriedad cuando se causen lesiones gravísimas o la muerte de una o más personas, a presidio mayor en su grado mínimo. Esto significa una pena de crimen de cinco años y un día a diez años. Se suma a esto, la inhabilitación perpetua para conducir.

También se cambia la Ley N° 18.216, modificada por la Ley 20.603, que establece penas sustitutivas a las penas privativas o restrictivas de libertad, incorporando el delito de manejo en estado de ebriedad dentro de aquellos delitos, a los cuales no se le pueden aplicar estas penas sustitutivas, con el fin de que los autores de este delito cumplan una condena efectiva.

(Fuente: Diputados)

Consulte tramitación de Proyecto de Ley, boletín 9244

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: