Los Cambios Tributarios Para las Empresas Extranjeras

r2013_logo_siiAunque poco se ha debatido sobre los efectos que sufrirán las empresas extranjeras por las modificaciones tributarias, el tema no es menor, considerando que en Chile actualmente existen más de 4.000 sociedades foráneas operando.

Mucho se ha debatido sobre los impactos que tendrá la reforma tributaria que impulsa el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, pero poco se ha discutido sobre los efectos que habrá en las empresas extranjeras. Sin embargo, y a pesar de la poca resonancia pública, el tema no es menor, considerando que en Chile actualmente existen más de 4.000 empresas extranjeras. Y según el Comité de Inversiones Extranjeras, sólo a través del DL 600 se verificó entre 2009 y 2012 una inversión extranjera directa cercana a US$82 mil millones.
Al respecto, Norberto Rivas, director del magister en planificación y gestión tributaria de la Universidad de Santiago, explicó que “si nos referimos a las personas naturales y jurídicas que no tienen domicilio ni residencia en Chile y  que han efectuado inversiones en el país, el efecto más directo es el cambio en la oportunidad de la tributación con el impuesto adicional, que grava las rentas obtenidas de fuente chilena, el que tiene una tasa general de 35%.  El nuevo sistema de tributación sobre base devengada -que entraría en vigencia a contar del año comercial 2017- implicará que las utilidades tributarias generadas a nivel corporativo se atribuyan a los socios, accionistas o las personas naturales sin domicilio o residencia  en Chile o personas jurídicas constituidas en el extranjero que hayan constituido cualquier clase de establecimiento permanentes en Chile, independiente de si éstas han sido retiradas o distribuidas”.
Detalló que “la citada atribución de las rentas a socios, comuneros o accionistas se realiza en función a lo acordado en el contrato social, los estatutos o en la escritura pública, siempre que se haya informado previamente al Servicio de Impuestos Internos.  Asimismo, esta atribución se puede realizar en base a la proporción en que se haya suscrito y pagado el capital, cuota o parte del bien que se trate. En la actualidad, la inversión extranjera en Chile, tiene la opción de postergar el impuesto final (tasa 35%), hasta el momento en que dichas utilidades tributarias se retiren del país y sólo tributan hasta el tope del FUT (utilidades tributarias acumuladas), en el caso de socios personas naturales o jurídicas sin domicilio ni residencia en Chile, y en el caso de accionistas al momento de la remesa de dividendos, con la diferencia que exista FUT o no, igual tributan con el impuesto adicional”.
¿Reinversión?
Respecto a este punto, Rodrigo Benítez, socio Partner Tax & Legal de la consultora BDO, afirma que “los inversionistas extranjeros siempre han reconocido a Chile como un país que incentiva la reinversión y no el retiro de las utilidades. En efecto, ellos saben que mientras no retiren sus utilidades, solo son gravados con el impuesto de la empresa del 20%, pero si las retiran pagan un 15% adicional. Demostración de lo anterior es que la mayoría de los proyectos mineros se han organizado como Sociedades de Responsabilidad Limitada, lo que facilitaba aún más la reinversión.
Y en ese sentido, destacó que el actual sistema favorecía mantener las utilidades reinvertidas en Chile y no ser enviadas a otros mercados, pero hora con el nuevo sistema devengado esto cambiaría. “En efecto, el impuesto de 35% los afecta cada abril por las utilidades de la empresa del año anterior las hayan o no retirado. Así las cosas, desapareció su incentivo a mantener reinvertidas en Chile estas utilidades. Esta situación, se vería agravada con el mensaje que se les elimina el Estatuto del Inversionista Extranjero (DL600)”.
Luis Landa, socio de RSM Chile Auditores, coincide en que este cambio en la forma de tributar, es sin duda cuantitativo, significativo y que hará reflexionar a las empresas transnacionales si mantener las utilidades en Chile o transferirlas hacia otras latitudes.. “Por otra parte,  el envío de las utilidades al exterior, hará que las compañías deban recurrir al mercado cambiario, lo cual afectará la tasa cambiaria y por ende, en el IPC”.
Como gran efecto del cambio, Benítez mencionó que en una evaluación de proyectos en Chile, los extranjeros ya no considerarán como tasa de impuesto a las utilidades el 20%, sino un 35%. “En este sentido, comparativamente nos igualamos a otros países que son similares en competitividad que Chile, como Perú y Brasil y quedamos bajo Colombia y Ecuador”.
Más Cambios
Pero no sólo dichas modificaciones para los extranjeros contempla la reforma tributaria. Norberto Rivas comenta que otro efecto es que “se eliminará la posibilidad de generar rentas gravadas con el actual impuesto único del artículo 17 N° 8, en el cual las rentas obtenidas, por ejemplo, en la venta de acciones de sociedades anónimas chilenas en calidad de no habitual, sólo pagan la tasa del impuesto de primera categoría, es decir tasa de 21% (modificada para el año 2014) y cuando entre en vigencia esta modificación deberán pagar la tasa de 35%”.
Benítez agrega que otro cambio que afectará a los inversionistas extranjero “consiste en que sus empresas en Chile ahora no podrán descontar de sus utilidades imponibles los gastos por servicios prestados por no residentes, sino que solo una vez que estos servicios sean pagados y así pueda ser exigible el impuesto adicional sobre estos servicios. La intención de esta reforma es que el pago del impuesto adicional no se postergue indefinidamente dilatando el pago de los servicios. Por tanto, no hay deductibilidad del gasto, si no hay pago del impuesto adicional.
Asimismo, comentó que fue sustituida la norma de exceso de endeudamiento de las empresas con el exterior. “Ahora en el caso que la empresa esté endeudada en más de tres veces su patrimonio, el interés o cualquier cantidad que se pague sobre el capital estará afecta a un impuesto del 35%”.
Los Cambios Para los Extranjeros
-Se elimina la opción de postergar el impuesto final (tasa 35%) hasta el momento en que las utilidades tributarias se retiren del país. Es decir, las empresas extranjeras deberán tributar de inmediato por el total.
– Se eliminará la posibilidad de generar rentas gravadas con el actual impuesto único del Artículo 17 N° 8.
-Empresas extranjeras no podrán descontar de sus utilidades imponibles los gastos por servicios prestados por no residentes, sino que solo una vez que estos servicios sean pagados y así pueda ser exigible el impuesto adicional sobre estos.
-En el caso que la empresa esté endeudada en más de tres veces su patrimonio, el interés o cualquier cantidad que se pague sobre el capital estará afecta a un impuesto del 35%.
– El proyecto considera la derogación del DL 600, que garantiza invariabilidad tributaria para aquellas inversiones extranjeras que se quieran acoger a ello.
FUENTE: ESTRATEGIA.CL

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: