Ministro Omar Astudillo dicta condena en una de las aristas del denominado caso EFE

sentenciaEl ministro en visita Omar Astudillo dictó sentencia definitiva en una de las aristas de la  investigación por irregularidades en la gestión de la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE), cometidas entre los años 2003 y 2005, antes de la entrada en vigencia de la Reforma Procesal Penal en la región Metropolitana.

El magistrado en el capítulo denominado:  “Cuaderno N°21, “Ductos, Atraviesos, Paralelismos y Cruces Particulares”.  condenó a Luis Ajenjo Isasi, a la pena de tres años de presidio por el delito de fraude al Fisco y el pago de una multa equivalente al 20% de lo defraudado, se concedió el beneficio de la libertad vigilada.

 En el aspecto civil se acogió la demanda de indemnización presentada por el Consejo de Defensa del Estado determinando que el condenado debe la suma  de $23.671.600, equivalente al total de lo defraudado.

De acuerdo  a la investigación se logró determinar que:

I.- Sobre las circunstancias y condiciones de la contratación del Gerente General de EFE.

1.- Por Oficio de 18 de marzo de 2003, el Presidente del Comité “SEP” (Sistema de Empresas Públicas), impartió pautas en materia de políticas de selección, designación, evaluación, remuneraciones e indemnizaciones de los ejecutivos de todas las empresas públicas. En concreto: a) que el Directorio de la respectiva empresa debía contar con un sistema objetivo de evaluación de desempeño para todos los ejecutivos; b) que correspondía al Directorio efectuar la evaluación del Gerente General; y c) que las remuneraciones de los ejecutivos y sus eventuales modificaciones tenían que ser definidas y aprobadas por ese Directorio;

2.- Luego de un proceso de selección, con fecha 07 de marzo de 2003 el Directorio de EFE acordó designar a Eduardo Castillo Aguirre como Gerente General de la Empresa de Ferrocarriles del Estado. A ese efecto, facultó a su Presidente para ofrecer y pactar las remuneraciones, beneficios y demás condiciones de trabajo. Asimismo, le otorgó atribuciones para suscribir el contrato de trabajo, señalando que debía hacerlo “ajustándose a las recomendaciones impartidas por el SEP.”

3.- El día 24 de marzo de 2003, actuando a nombre de EFE, el Presidente de su Directorio suscribió el contrato de trabajo con Eduardo Castillo Aguirre. En la cláusula tercera del contrato, se estipuló que la remuneración variable del gerente general estaría asociada a los resultados de “las metas y objetivos que para cada ejercicio determine el Directorio” y que se procedería a su pago “en la forma que lo establezca el Directorio”;

 4.- En sesión ordinaria de Directorio de 06 de mayo de 2003, el aludido Presidente informó que había recibido el Oficio N° 101 del Comité SEP, sobre pautas para selección, designación, evaluación, remuneraciones e indemnizaciones de los ejecutivos de las empresas públicas, indicando que: “…se han cumplido dichas pautas respecto de las contrataciones recientes…”;

5.- Con todo, más de un año y medio después de su celebración, (20 de octubre de 2004), el Presidente del Directorio de EFE, asegurando que actuaba “debida y especialmente facultado para ello, según consta del Acta de Sesión de Directorio N°5/2003, de 7 de marzo del año en curso” (sic), pactó una modificación del contrato de trabajo del gerente general, en el sentido que las metas de ese ejecutivo, para todo el ejercicio del plan trienal 2003-2005, no serían las que determinara el Directorio sino que las pactadas en el Convenio de Programación suscrito entre EFE y el SEP; y, además, que la evaluación de desempeño y el grado de cumplimiento de cada uno de esos objetivos tampoco quedaría a cargo del Directorio sino que sería “comunicado anualmente por el Presidente del Directorio a la Gerencia de Recursos Humanos para la correspondiente liquidación de dicho incentivo“.

II.- Sobre la determinación y pago del incentivo 2003/2004

6.- A través de un oficio de 31 de marzo de 2005, el entonces Presidente del Directorio de EFE, aludiendo al “Balance Auditado de los Resultados de la empresa”, indicó al Gerente de Recursos Humanos que la evaluación del ejercicio 2003/2004, correspondiente al gerente general, había arrojado un puntaje total de 83 puntos, desglosados de la siguiente manera: Objetivos Corporativos, 40 puntos; Objetivos Gerencia, 35 puntos; Evaluación de Desempeño, 8 puntos. Por comunicación de igual fecha (31 de marzo de 2005), el mismo Presidente del Directorio de EFE comunicó a ese Gerente de Recursos Humanos que, para el período 2003/2004, el cumplimiento de las metas del gerente general alcanzó un 83%, instruyéndolo para que liquidara igual porcentaje de la renta variable;

7.- La referida evaluación y la correspondiente instrucción a la gerencia de recursos humanos de EFE, significaron que esa empresa debió pagar a su gerente general la suma $23.671.600, a título de incentivo o remuneración variable para el período 2003/2004, lo que se materializó el 27 de octubre de 2005;

 8.- El pago de la mencionada suma de $23.671.600 se verificó bajo las circunstancias siguientes:

a) El Presidente del Directorio de EFE no tenía atribuciones para determinar las metas del ejecutivo de la empresa. En efecto, de acuerdo con lo establecido en el artículo 16 de la Ley Orgánica de Ferrocarriles del Estado, los poderes de administración corresponden exclusivamente al Directorio de la empresa, lo que es concordante con las instrucciones impartidas por el SEP en la materia y con el propio contrato de trabajo originalmente suscrito con el ex gerente general de EFE. Consecuentemente, cualquier definición sobre las metas a cumplir, su modificación o medición y el modo de determinar la cuantía del incentivo o remuneración variable requerían de la aprobación del Directorio, siendo del caso precisar que las facultades delegadas en el acuerdo de 07 de marzo de 2003 se habían agotado con la extensión del contrato de trabajo de 24 de marzo de ese año;

b) Por la misma razón, el Presidente del Directorio de EFE tampoco estaba facultado para evaluar por sí solo el desempeño del gerente general de EFE, toda vez que ello corresponde a una atribución exclusiva del Directorio de la empresa;

 c) El establecimiento de metas para los años 2003/2004 se verificó a través de una modificación contractual de 20 de octubre de 2004 de carácter irregular, porque no fue sometida a la aprobación del Directorio de EFE y, en cualquier caso, se llevó a cabo más de un año después de haberse completado uno de los períodos a medir (2003) y cuando ya había transcurrido gran parte del lapso siguiente (2004), lo que es contraproducente con cualquier mecanismo de evaluación de objetivos;

 d) En cualquier caso, los objetivos o metas señalados en el oficio de 31 de marzo de 2005 (documento de fojas 842) asumieron denominaciones o nomenclaturas que ni siquiera tienen correspondencia con las metas contenidas en los convenios de programación suscritos entre EFE y el SEP, que habrían sido las que, supuestamente, se tomaron en cuenta;

 e) Como quiera que haya sido, lo cierto es que las metas fijadas para la empresa y sus posteriores evaluaciones, no eran parámetro transpolables pura y simplemente a la evaluación de la gestión del gerente general. A fojas 1372 el SEP informó que los Convenios de Programación “no tienen por objeto especial el cálculo de remuneraciones variables o pago de incentivos”; que las evaluaciones efectuadas por ese organismo se llevaban a cabo a partir de la información que EFE le proporcionaba; y que, en todo caso, sus informes de evaluación, para los períodos 2003/2004, no contenían “una expresión de medición cuantitativa” del cumplimiento del convenio sino estados de avance o porcentajes de cumplimiento. En semejante sentido, en el informe pericial de fojas 1608, se dictamina que los indicadores contenidos en los convenios SEP no son idóneos para determinar el pago de un incentivo o renta variable del ex Gerente General de EFE

 f) En el citado oficio de 31 de marzo de 2005 se alude al “Balance Auditado de los Resultados de la empresa” como si ello validara las evaluaciones realizadas, lo que no era efectivo y se procede de manera tal que se fusionan, hasta confundirse, dos períodos que debían ser objeto de medición separada;

 g) Los resultados o puntajes asignados en la evaluación de 31 de marzo de 2005, carecen de respaldo. Son inmotivados e injustificados; y

 h) En fin, se dispone el pago de ese incentivo o remuneración variable por una cuantía elevada para una empresa del Estado y en circunstancias que los deficientes resultados obtenidos por ella eran hechos de pública notoriedad”.

(Fuente: poder judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: