Corte de Santiago dicta sentencia en la arista principal del denominado caso Mop-Gate

corte-apelaciones-santiagoLa Corte de Apelaciones de Santiago dictó sentencia de segunda instancia en la investigación por la serie de irregularidades cometidas en el Ministerio de Obras Públicas, y que los medios de comunicación denominaron: caso «MOP-Gate», causa que instruyó la ministra en visita Gloria Ana Chevesich Ruiz.

En el fallo (causa rol 2284-2010), la Quinta Sala del tribunal de alzada -integrada por los ministros Jorge Dahm, Juan Antonio Poblete y el abogado David Peralta- confirma la sentencia condenatoria en contra de un grupo de empleados públicos, pero revoca la absolución dictada en favor de varios ejecutivos ligados a empresas consultoras.

La confirmación de las condenas dictada por la ministra en visita el 30 de junio de 2010, son las siguientes:
Sergio Cortés Castro: 5 años de presidio por su responsabilidad como autor del delito de fraude al fisco;
Carlos Cruz Lorenzen: 3 años de presidio por su responsabilidad como autor del delito de fraude al fisco;
Óscar Araos Guzmán: 541 días de presidio por su responsabilidad como autor del delito de fraude al fisco;
Nassir Sapag Chain: 200 días de presidio por su responsabilidad como autor de fraude al fisco.
Eduardo Bartholin Zanetta: 61 días de presidio por su responsabilidad como autor del delito de fraude al fisco;
Gonzalo Castillo Navasal: 61 días de presidio por su responsabilidad como autor del delito de fraude al fisco;
Héctor Peña Véliz: 61 días de presidio por su responsabilidad como cómplice del delito de fraude al fisco;
Roberto Salinas Briones: 60 días de prisión por su responsabilidad como autor del delito de fraude al fisco;
Sergio Hinojosa Ramírez: 60 días de prisión por su responsabilidad como autor del delito fraude al fisco;
Ramón Silva Améstica: 60 días de prisión por su responsabilidad como autor del delito de fraude al fisco;
Héctor Quiroz Astorga: 60 días de prisión por su responsabilidad como autor del delito de fraude al fisco;
Dolores Rufián Lizana: 60 días de prisión por su responsabilidad como autora del delito de fraude al fisco, y
Luis Jara Núñez: 40 días de prisión por su responsabilidad como encubridor del delito de fraude al fisco.

Revocaciones
A ellos se sumaron los imputados que habían sido absueltos en primera instancia, los que, ahora, la Corte de Santiago sanciona con penas de 60 días de prisión por su responsabilidad como autores del delito de fraude al fisco. Ellos son:Marcos Luraschi Pandolf, Abdón Naim Pajundakis, Sergio González Tagle, Francisco González del Río,Eduardo Valenzuela Freraut, Luis Arrau del Canto, Francisco Donoso Díaz, Alejandro Gutiérrez Arteaga,Carlos Calderón Pinto y Luis Solar Pinedo; en tanto, Jorge Quiroz Castro fue condenado a 41 días de prisión.

Por reunir los requisitos legales, a todos los condenados se les concedió el beneficio de la remisión condicional de la pena, salvo Cortés Castro, a quien se le concedió el beneficio de la libertad vigilada. Además, a todos se les impuso la pena accesoria de inhabilitación especial perpetua para cargos u oficios públicos y deberán pagar una multa correspondiente al 25% del monto fraudado.

Para establecer la responsabilidad de los 11 nuevos condenados, todos pertenecientes a empresas consultoras que firmaron contratos con el MOP, el tribunal de alzada capitalino consideró que: «Dentro del marco de aquellas licitaciones que el Ministerio de Obras Públicas realizó sin llamar a propuesta pública, sino que por estar bajo el monto para tener que utilizar ese procedimiento, recurrió a la licitación privada o por invitación o trato directo, donde antes de invitar a las distintas empresas consultoras para que presentaran sus ofertas para un determinado trabajo, funcionarios de esa cartera estatal tomaban contacto con una de ellas a la que se le proponía participar en la consultoría, pero se le solicitaba que aumentara su costo en una determinada cantidad, la que justificaría con una boleta de la empresa GATE S.A. por una asesoría inexistente, y de esta manera aseguraba que se le adjudicara el trabajo al que se llamaba por esta modalidad (…) Que, de esta manera, el consultor o empresa llamado antes de la licitación, aceptaba esa modalidad de operar. No está en cuestión así la existencia o calidad de la consultoría, como tampoco lo que efectivamente se contrataba o se cubría con el monto que se solicitaba, lo que se reprocha es que dentro del costo se incluía además, una partida importante de dinero, que se justificaba con una boleta de GATE S.A. por trabajos inexistentes. En definitiva, el trabajo le costaba al Fisco una cantidad mucho mayor que la real», sostiene la sentencia.

(Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: