Corte Suprema rechaza recurso de nulidad por condena en venta de cables de cobre

CorteSupremaChileLa Corte Suprema rechazó recurso de nulidad presentado en contra de sentencia dictada por el Sexto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago, que condenó a Roberto Trujillo Contreras a 6 años de presidio, y a Washington Vidal Duarte a 3 años y un día, como autores de delito tributario, perpetrado entre 2005 y 2009, en la compraventa de cables de cobre.

En fallo unánime (causa rol 14.346-2014), la Segunda Sala -integrada por los ministros Hugo Dolmestch, Carlos Künsemüller, Haroldo Brito, María Eugenia Sandoval y Lamberto Cisternas- rechazó la acción judicial presentada en contra de la sentencia que dictó penas por infracción al artículo 97 Nº4 del Código Tributario.

«Atendido que los informes sobre los cuales no se habrían pronunciado los jueces dicen relación con la no sustitución de la pena de presidio impuesta en el fallo por alguna de aquellas penas contempladas en la Ley N° 18.216, cabe advertir que dicho reclamo no puede esgrimirse mediante este recurso de nulidad, aun cuando el defecto aparentemente encuadre en la causal de la letra e) del artículo 374 del Código Procesal Penal, pues la ley ha previsto expresa y especialmente para dicha materia el recurso de apelación, arbitrio al que debió recurrir el impugnante. En efecto, el artículo 37 de la Ley N° 18.216 dispone que «La decisión acerca de la concesión, denegación, revocación, sustitución, reemplazo, reducción, intensificación y término anticipado de las penas sustitutivas que establece esta ley … será apelable para ante el tribunal de alzada respectivo, de acuerdo a las reglas generales», sin limitar el legislador los motivos o defectos por los cuales procede dicha apelación, incluyendo por tanto aquellos que digan relación con errores en la interpretación y aplicación del derecho, defectos de fundamentación o de valoración de los antecedentes incorporados por las partes para su obtención o denegación, o cualquier otro motivo o defecto susceptible de revisarse y corregirse por la Corte de Apelaciones respectiva como tribunal de segunda instancia en la materia. Sostener lo contrario importaría desconocer el diseño legislativo del referido artículo 37, para el caso que la decisión que conceda o deniegue una pena sustitutiva esté contenida formalmente en la sentencia definitiva y se impugnare ésta además por la vía del recurso de nulidad, pues en este supuesto la ley prevé que el recurso de apelación se interponga en carácter de subsidiario, emitiéndose pronunciamiento sobre la concesión o denegación de penas sustitutivas de la Ley N° 18.216 sólo una vez resuelto el recurso de nulidad -y siempre que el fallo del recurso de nulidad no altere la decisión del tribunal a quo relativa a la concesión o denegación de la pena sustitutiva-. En otras palabras, la ley excluye la duplicidad -o alternatividad- de pronunciamientos en materia de penas sustitutivas de la Ley N° 18.216- sin perjuicio de situaciones excepcionales, que no es el caso, en que ello pudiese plantearse-, primero por vía de un motivo de nulidad y, posteriormente, mediante el recurso de apelación. Avalar lo intentado por el recurrente, al impugnar la sentencia por la falta de ponderación de los elementos incorporados en la audiencia del artículo 343 del Código Procesal Penal en respaldo de su petición de pena sustitutiva de la Ley N° 18.216 conllevaría además perniciosos efectos procesales, principalmente la anulación del juicio y la sentencia como ordena el encabezado del artículo 374 -no obstante que erróneamente el recurrente solicita dictar sentencia de reemplazo-, en circunstancias que el vicio alegado no dice relación con lo debatido y resuelto en dicho juicio y sentencia, sino con algo distinto y accesorio, relativo a si la pena impuesta en el fallo se sustituirá o no por alguna de aquellas de la Ley N° 18.216″, sostiene el fallo.

Asimismo, la Sala Penal del máximo tribunal desestimó una eventual infracción al debido proceso, esgrimida por la defensa del condenado Trujillo Contreras, quien sería inimputable por presentar un cuadro de demencia sobreviniente.

«Correspondía a los jueces resolver si el imputado se hallaba o no en la situación reclamada por la defensa y, con el mérito de los antecedentes de que disponían, establecer con certeza la posible inimputabilidad sobreviniente. Como resultado de ese proceso valorativo, el fallo consignó que la prueba pericial invocada por la defensa no fue suficiente para sostener que Renato Hernán Trujillo Contreras se encuentre aquejado de un cuadro de demencia sobreviniente constitutiva de enajenación mental en los términos del artículo 10 Nº 1 del Código Penal, porque sin perjuicio de las conclusiones que se consignan en los informes respectivos, que para el tribunal no pasan de ser meras opiniones carentes de todo fundamento dada la inobservancia de los requisitos de las letras b) y c) del artículo 315 del Código Procesal Penal,  la construcción de los estándares de credibilidad debe verificarse íntegramente en el juicio, de conformidad a lo establecido en los artículos 309, 296 y 340 del Código Procesal Penal, correspondiendo al tribunal analizar dicha credibilidad, o la falta de ésta, sopesando conjunta y sistemáticamente toda la prueba rendida y no únicamente la pericial, sino también la aportada por los acusadores, a fin de emitir una decisión vinculante que resuelva el conflicto sometido a su juzgamiento», afirma la resolución sobre este punto.

(Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: