Comisión rechazó unánimemente la acusación constitucional en contra del ministro carreño

ConstituciónPor la unanimidad de sus cinco miembros, la Comisión de la Cámara de Diputados encargada de analizar la acusación constitucional en contra del ministro de la Corte Suprema, Héctor Carreño, rechazó los tres capítulos del libelo acusatorio y acordó recomendar a la Sala desestimar su procedencia.

El presidente de la instancia, Arturo Squella (UDI), dijo que, tras analizar los múltiples testimonios recibidos en la Comisión, llegó al convencimiento de que no se configura la causal de notable abandono de deberes (NAD) en contra del ministro Carreño.

Recalcó que todos los miembros coincidieron en que ninguno de los actos con efectos jurídicos (citados en el libelo acusatorio) fueron suscritos en forma individual por el magistrado, sino que correspondieron a actas, auto-acordados y convenios celebrados por la Corte Suprema.

Planteó que, aunque se hubiesen tratado de actos administrativos con efectos jurídicos suscritos solo por el acusado, tampoco se le podría atribuir la causal de NAD y recalcó que, incluso, de manifestarse tal escenario, la evaluación debería ser positiva en el contexto de la crisis que vivía en su minuto el ámbito judicial por efecto a la reforma en la justicia familiar.

Asimismo, recordó que las distintas declaraciones recibidas, dieron cuenta que el deber de denuncia al que están sujetos los funcionarios de la administración pública no es aplicable a los miembros del Poder Judicial.

La procedencia de la acusación constitucional será analizada por la Sala de la Cámara este martes 9 de septiembre, en una sesión que se inicia a las 11 de la mañana y que no tiene hora de término.

El Reglamento de la Corporación dispone que el acuerdo alcanzado por la Comisión no es vinculante para lo que decida la Sala, la cual deberá necesariamente escuchar el testimonio del juez Héctor Carreño. En la oportunidad, el magistrado podrá plantear por la vía escrita u oral, la llamada “cuestión previa”, esto es, señalar que la acusación no cumple con los requisitos que establece la Constitución.

Deducida la cuestión previa, la Cámara resolverá por mayoría de los diputados presentes, después de oír a los diputados miembros de la Comisión Informante. Si la Corporación acoge la cuestión previa, la acusación se tendrá por no interpuesta; en cambio, si se desecha, no podrá renovarse la discusión sobre la procedencia de la acusación y nadie podrá insistir en ella.

Desechada la cuestión previa o si esta no es deducida, la Sala procederá a entregar la palabra a un diputado que sostenga la acusación (este procedimiento se aplica cuando la Comisión recomienda el rechazo) y, luego, se dará un espacio para que el afectado responda o, en su defecto, un diputado partidario de que el libelo se deseche. Seguidamente, se entregará la opción a ambas partes de rectificar hechos y, al final, la Cámara votará la admisibilidad de la acusación.

Si la Sala llega a aprobar la acusación, se deberá nombrar una comisión de tres diputados para que la formalice y prosiga ante el Senado y se deberá informar al afectado dentro de las 24 horas siguientes. El acusado quedará en tal evento suspendido en sus funciones.

(Fuente: Diputados)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: