Corte de Apelaciones de Antofagasta ordena a empresa eléctrica pagar indemnización de 40 millones de pesos

Corte de AntofagastaLa Corte de Apelaciones de Antofagasta condenó a la Empresa Eléctrica de Antofagasta –Elecda– a pagar una indemnización de 40 millones de pesos, por el concepto de daño moral, a Jorge Ernesto Rivera, padre de Marcela Rivera Velásquez, quien falleció el 12 de septiembre de 2008, al recibir una descarga eléctrica, cuando instalaba una bandera en el segundo piso de su casa habitación.

En el fallo (causa rol 1303-2013), la Segunda Sala del tribunal de alzada –compuesta por los ministros Óscar Clavería, Virginia Soublette y el abogado integrante Carlos Ruiz Tagle– revocó la sentencia de primera instancia que, en octubre de 2013 rechazó el pago indemnizatorio.

Según la resolución: «la responsabilidad de Empresa Eléctrica de Antofagasta S.A., surge a propósito de sus propios informes con relación a la inspección personal del Juez y a la luz del Reglamento de instalaciones eléctricas de corrientes fuertes NSEG 5.E.n.71. del Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción, Subsecretaría de Economía, Fomento y Reconstrucción, Superintendencia de Electricidad y Combustibles, porque en esta normativa que fija la ejecución de instalaciones eléctricas de corrientes fuertes y que las clasifica de alta y baja tensión, se establece en el artículo 94 diversas categorías de las líneas aéreas y la que corresponde al accidente tiene su clasificación de categoría B, por tratarse de líneas aéreas de alta tensión cuyo voltaje nominal excede de los 1.000 volts pero no es superior entre conductores a 25.000 volts.  En este sentido la normativa es clara porque en el artículo 109.2 se establece que la distancia entre la parte más saliente de un edificio o construcción a un plano vertical que contenga el conductor más próximo no debe ser inferior a dos metros para las líneas de categoría B».

El fallo agrega que «queda inequívocamente establecida la obligación de la empresa eléctrica de construir líneas aéreas de cualquier categoría de manera tal que no exista peligro de las personas de entrar en contacto con los conductores por inadvertencia, debiendo recordar que según el propio informe acompañado por la demandada no existió un contacto sino un acercamiento para la electrocución de la víctima».

(Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: