Presupuesto: menor crecimiento le restaría al Fisco ingresos por unos US$ 600 millones

ARENASUna de las principales críticas que recibió el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, al presentar el proyecto de Ley de Presupuestos 2015 fue el supuesto de PIB con el que construyó el erario fiscal.

El 3,6% que crecerá la economía el próximo año, según las estimaciones de Teatinos 120, generó reacciones contrapuestas en el mercado, donde estiman que el supuesto es muy «optimista», dado que las proyecciones de la última Encuesta de Expectativas Económicas ubican el Producto en apenas 3,1% el próximo año.
Y esta brecha entre crecimiento esperado y efectivo tendría efectos relevantes en las arcas fiscales. Es que el Presupuesto 2015 ya consideraría menores ingresos tributarios por alrededor de US$ 630 millones sólo por ese ítem.

El cálculo se realiza sobre la base de la estimación de la investigadora de Libertad y Desarrollo (LyD), Cecilia Cifuentes, que establece que por cada décima de crecimiento, la recaudación fiscal sube US$ 70 millones. La brecha con el Producto esperado se contrastó con la estimación más pesimista de crecimiento en el último Consensus Forecast: 2,7% de parte de Bank of America Merril Lynch.

De esta manera, el mercado descuenta que el déficit fiscal efectivo será mayor al 1,9% del PIB que calculó Hacienda en el proyecto de ley, situándose en niveles más cercanos al 2,5% del Producto.

Esta estimación corresponde al economista y socio de Rojas y Asociados, Patricio Rojas, quien advierte que no sólo el menor crecimiento tendrá impactos en las arcas fiscales, sino también los menores recursos por la reforma tributaria, los cuales ascenderían a US$ 500 millones, debido a que los ingresos por el cambio impositivo estarían «sobreestimados» por el nivel de PIB que se espera y que los ingresos tributarios asumidos tienen como base la situación de 2013.

«Es probable que todos los ingresos por Impuesto a la Renta, IVA y productos específicos estén sobreestimados y no se alcancen los US$ 2.300 millones esperados en 2015, sino una cifra más cercana a los US$ 1.800 millones. En total, son alrededor de US$ 1.000 millones menos por PIB y lo no recaudado por la reforma», dice el experto.

Similar opinión tiene el economista de BCI Estudios, Antonio Moncado: «Es muy probable que la reforma tributaria no recaude todo lo esperado el próximo año, ya que la situación de actividad que asume Hacienda no es coherente con nuestro escenario base», dice.

Alternativas ante el déficit Para enfrentar los menores recursos debido al crecimiento más bajo se abren tres opciones a juicio de los economistas: aumentar el tope autorizado de endeudamiento soberano para el próximo año, fijado en alrededor de US$ 8.000 millones; liquidar activos financieros como divisas; o recurrir al Fondo de Estabilización Económica y Social (FEES).

El economista de EuroAmerica, Felipe Alarcón, explica que el gobierno podría liquidar activos por unos US$ 2.000 millones, además de retiros del FEES por la misma cantidad para paliar el déficit y anticiparse a eventualidades.

Cristóbal Gamboni, de BBVA Research, ve que las opciones factibles son enajenar activos o realizar retiros del FEES.

«Hay un costo más político en utilizar platas del FEES para financiar un escenario de desaceleración», asegura.

Moncado, por su parte, espera un déficit fiscal efecto entre 2% y 2,5%, por lo que financiar el déficit con mayor endeudamiento soberano es factible, ya que -dice- las condiciones financieras actuales «son propicias para que gran parte de las emisiones de Hacienda sean locales y una parte pequeña sea en el exterior».

Benjamín Sierra, economista de Scotiabank Chile, tiene un enforque más bien mixto para solucionar el mayor déficit esperado.

«El gobierno igual mantendrá el gasto muy expansivo el próximo año a pesar de la menor recaudación por crecimiento. Por lo tanto, lo más factible es realizar una combinación: financiar una parte con más deuda, una parte con liquidación de activos y otra con giros con cargo al FEES», señala.

Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile, desdramatiza la mayor carga fiscal para el siguiente ejercicio.

«Aún falta ver si en el cuarto trimestre de este año se da un cambio de tendencia que nos pudiera llevar a crecer el 3,6% que espera Hacienda. Esto será muy importante que quede zanjado con el Imacec de septiembre. Dado que habrá una política monetaria y fiscal más expansiva, esperaría un repunte sobre el 3% para el próximo año».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: