En extenuante jornada Senado despachó reforma al sistema binominal

SenadoCon 28 votos a favor, seis en contra y cuatro abstenciones, los senadores presentes en la Sesión Ordinaria, respaldaron las ideas matrices del proyecto, en segundo trámite, que sustituye el sistema electoral binominal por uno de carácter proporcional inclusivo y fortalece la representatividad del Congreso Nacional.
Términos como participación política, incumbencia, financiamiento de partidos, territorio y población se hicieron presentes en el debate que se extendió por más de cuatro horas. Ayer se anticipó parte de la argumentación, ocasión en que hicieron uso de la palabra una docena de senadores (ver nota relacionada).
En esta jornada intervinieron los legisladores Felipe Harboe, Pedro Araya, Fulvio Rossi, Lily Pérez San Martín, Jorge Pizarro, Carlos Bianchi, Rabindranath Quinteros, Patricio Walker, Iván Moreira, Juan Antonio Coloma, Andrés Zaldívar, Hernán Larraín, Eugenio Tuma, Guido Girardi, Víctor Pérez Varela, Francisco Chahuán, Isabel Allende, Adriana Muñoz, Carolina Goic, Jaime Quintana, Alejandro García Huidobro, José García Ruminot, Juan Pablo Letelier, Antonio Horvath y Alejandro Navarro. Finalmente, hizo lo propio la ministra secretaria general de la presidencia, Ximena Rincón.

REPRESENTACIÓN POLÍTICA
El senador Harboe hizo un análisis de la teoría de la representación política, enfatizando en la necesidad de que los legisladores den cuenta de los intereses de sus electores, “lo que termina por definir una mirada de sociedad”. También reconoció que la norma requiere ser perfeccionada “consignando la desaparición de las circunscripciones y garantizando que cada senador represente una región”.
Otro de los integrantes de la Comisión de Constitución, el senador Araya solicitó que se revise la sobre-representación que se generaría en la Región Metropolitana, y se mostró a favor de apoyar una ley de cuotas. En cuanto a esto último, advirtió que “no puede producirse una dicotomía entre la ley de cuotas y las primarias”. A su vez, abogó por una “nueva norma de partidos políticos”.
Para el senador Rossi, el sistema electoral debe ser valorado por la ciudadanía, debido a que “la calidad de la política y la democracia se traduce en políticas públicas concretas como la salud, la educación o la seguridad pública”. También reconoció la calidad de incumbentes de los senadores en esta discusión junto con valorar el principio de la proporcionalidad y la relación senador/territorio.

ACUERDO CON EL GOBIERNO
Como satisfecha se autocalificó la senadora Pérez San Martín al comenzar su intervención. Así valoró el acuerdo al que llegó el movimiento que representa con el Gobierno para impulsar la tramitación de esta norma. “Es el momento de la verdad, de buscar fórmulas para mejorar la democracia y hacerla más transparente”, resumió.
El senador Pizarro recordó que este modelo es un enclave de la dictadura. A la vez admitió que este proyecto se basa en una proporcionalidad moderada, precisando que “me hubiese gustado que fuera mucho más proporcional”. A su parecer, lo ideal es establecer una representación del Senado basado en la población y el territorio, de “carácter mixto”.
Enfatizando en que ha sido dos veces electo rompiendo el sistema binominal, el senador Bianchi llamó a sincerar quiénes conforman el parlamento y destacó que «el actual sistema debe ser reemplazado por uno más justo y equitativo, la pregunta es si no estaremos propiciando el centralismo y la exclusión de los independientes», por lo que llamó a realizar ajustes y a discutir el financiamiento de los partidos.

TRAJE A LA MEDIDA
«Algunos sostienen que este es un traje a la medida, pero lo importante es que este proyecto le siente bien a los que no están acá en el parlamento», subrayó el senador Quinteros y valoró el consenso de un cambio. «Este sistema está agotado y no da para más», opinó. Para el legislador, lo relevante es encantar y convocar a los que no se sienten convocados y defendió el aumento de parlamentarios.
A juicio del senador Patricio Walker este «es un día histórico», porque se avanza hacia un sistema más competitivo y legítimo para «que este parlamento sea sentido como propio por la ciudadanía». El congresista agradeció y recordó el acuerdo anteriormente alcanzado entre la Nueva Mayoría y RN, y criticó que se cuestione el aumento de escaños, pues en décadas anteriores el país contaba con más congresistas.
Posición distinta hizo presente el senador Moreira, quien reiteró su voto en contra y reivindicó el actual sistema «porque dio estabilidad democrática a nuestra país, (…), entonces no nos lavemos las manos y sigamos culpando a la dictadura», señaló y cuestionó la igualdad de voto a la que se alude, además de criticar que se bajen los requisitos para constituir partidos, entre otras observaciones.

“MITOS”
Una crítica visión también manifestó el senador Coloma, para quien el texto legal posee tres mitos: que el sistema binominal es un problema para la participación, que imposibilita la diversidad y que dificulta la renovación. Asimismo reprochó ciertas «trampas» como que resolverá la participación con más parlamentarios y coincidió con que es «un verdadero traje a la medida (…) el proyecto es demasiado malo para aprobarlo», remató.
Luego, el senador Zaldívar recordó los distintos intentos que se hicieron en los últimos 20 años por cambiar el sistema, “muchos de los cuales fracasaron a la hora de votar la idea de legislar”. El congresista insistió en que “este sistema altera la proporcionalidad y produce injusticias como que muchos candidatos que tuvieron una alta votación no resultaron electos”.
A su turno, el senador Larraín criticó los argumentos de sus pares respecto a la responsabilidad que tendría el binominal en la realidad de la política, por ello sinceró que la falta de representatividad “responde más al efecto de los sistemas de lista, por ejemplo, en las elecciones municipales”. Anunció su abstención aclarando que “estamos disponibles para cambiar el modelo pero el proyecto no es de lo mejor”.

DISCURSOS POPULISTAS
El senador Tuma contextualizó el debate en la pertinencia de “perfeccionar la democracia, realizando reformas básicas como la equidad de género y la debida representatividad que deben tener los pueblos originarios”. Posteriormente, criticó los discursos populistas y resaltó la urgencia de revisar hitos como la Constitución Política, el financiamiento de las campañas, y la relación entre el dinero y la política.
«La sociedad avanza un ritmo vertiginoso y como representantes no hemos sido capaces de responder a él (…) El error es creer que la ciudadanía debe ajustarse a la política”. Con esos argumentos, el senador Girardi explicó parte de la desafección de los electores al Parlamento, “la que responde también a este sistema binominal que habla de una relación vertical y arcaica”.
El senador Pérez Varela defendió el modelo mayoritario, asegurando que es injusto responsabilizar a éste de una serie de fenómenos. “El sistema binominal es responsable de la actual estabilidad del país”, garantizó mencionando que “el modelo proporcional existe en las elecciones de concejales y consejeros regionales, donde también han existido injusticias electorales”.

TEMAS PENDIENTES
Luego, el senador Chahuán recordó que fue uno de los precursores de uno de los proyectos presentados para poner fin al binominal. El parlamentario pese a anunciar su apoyo en general, dejó planteado que se requieren resolver temas como la designación de embajadores, el impedir que 90 días previos a una elección se presenten reformas constitucionales, y la agilización de la ley de partidos políticos, entre otros.
Creo que efectivamente hoy estamos marcando historia», pronunció la senadora Allende, quien recordó que existen varios intentos frustrados para un cambio. «Esta fue una camisa de fuerza que impidió llevar más candidatos y significó que los electores se fueron crecientemente decepcionando, porque se sabían los resultados, salvo pocas excepciones», detalló. La presidenta del Senado puso especial énfasis en la cuota femenina que incluye el mensaje.Acento similar manifestó la senadora Muñoz. «Es un momento histórico para la democracia y las mujeres», aclaró junto con realzar que la propuesta impide un porcentaje mayor al 60% de postulantes del mismo género. La legisladora planteó que una traba podría estar en las primarias, por lo que propuso estudiar «la suspensión temporal» de éstas.

INTENTOS FALLIDOS
Asimismo, la senadora Goic aplaudió el cambio y aludió a la historia del surgimiento del binominal y recordó la gran cantidad de mociones e intentos para cambiar el sistema. «Es relevante que avancemos a una mayor representación de mujeres», señaló. No obstante, indicó que durante la discusión en particular hay que estudiar aspectos como las macro zonas, de las cuales se declaró contraria.
Por su parte, el senador Quintana aclaró que es falso que el sistema propuesto «generaría condiciones para la ingobernabilidad, por el surgimiento de partidos pequeños. No le veo problemas a estos surgimientos (…) a lo más vamos a tener la llegada de una tercera fuerza política y en buena hora». Para el congresista, la causa de muchos males de nuestra sociedad es el binominal, por lo que recalcó el cambio.
En su turno, el senador García Huidobro comentó las conversaciones que ha tenido con algunos diputados en cuanto a los cambios que generaría la norma. “Me han dicho que no están de acuerdo con ampliar los distritos, porque van a estar más lejos de su gente si consideramos que esa unidades serán más grandes, y lo mismo nos pasará a los senadores”, advirtió manifestando que “la gente no quiere más parlamentarios, los partidos sí”.

GOBERNABILIDAD
En una línea similar, el senador García Ruminot cuestionó los términos en que fue redactado este proyecto. Anunció su abstención evidenciando que “me hubiese gustado que se presentara una iniciativa que fomentara la gobernabilidad y respetara la proporcionalidad del voto”. Explicó que el traje a la medida del Gobierno busca “evitar que se llegue a acuerdos con aquellos que piensan distinto”.
Desde la vereda opuesta, el senador Letelier hizo un llamado “a las bancadas opositoras a apoyar el acuerdo que se ha alcanzado”. A su juicio, “existe un doble candado que impide que las mayorías pueda expresarse con libertad que está dado por el binominal y los quórum que impiden aprobar normas”. En cuanto a lo primero, garantizó que “hoy existe una sobre-representación peligrosa”.
Posteriormente, el senador Horvath apeló a la necesidad de que el Congreso Nacional refleje la diversidad de posturas, por lo que afirmó que “no es buena la bipolaridad en la política“. Recordó la experiencia de otras naciones donde existen parlamentos bicamerales, valorando que esos países hayan resuelto el debido equilibrio territorial y la necesidad de transparentar la gestión asociada.
Por último, el senador Navarro mencionó las numerosas veces que la UDI ganó elecciones gracias al sistema binominal (60 veces), asegurando que “este partido será el gran perdedor si aprobamos el proyecto”. En ese contexto, aseveró que “este es uno de los primeros pasos para poner fin a la transición, lo que se coronará con el cambio de la actual Constitución”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: