Corte de Rancagua confirma condena contra funcionario de la PDI por homicidio de estudiante

Corte_de_Apelaciones_RancaguaLa Corte de Apelaciones de Rancagua rechazó el recurso de nulidad interpuesto por la defensa de Pablo Fuentes Castro, funcionario de la Policía de Investigaciones, condenado a 5 años y un día de presidio, en calidad de autor del delito de homicidio simple de Rolando Véliz Godoy,  ilicito perpetrado el 12 de noviembre de 2014.

En el fallo (causa rol 328-2015), la Primera Sala del tribunal de alzada -integrada por los ministros Emilio Elgueta, Carlos Moreno y el abogado (i) Juan Guillermo Briceño- confirma la resolución recurrida, dictada por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Rancagua, el 18 de mayo pasado, que consideró que el detective no ponderó adecuadamente las circunstacias y la conducta desplegada por la víctima, antes de hacer uso de su arma de servicio.

«En consecuencia, cuando los jueces recurridos señalan en el motivo décimo tercero, que el acusado no ponderó adecuadamente el grado de violencia empleado por la víctima en su contra o de resistencia a la autoridad, y utilizó el arma efectuando un disparo hacia el interior del vehículo del ofendido, están precisamente valorando si dio cumplimiento o no al concepto «obligación» a que hace referencia el artículo 23 bis. Por ello no es reprochable el razonamiento de los jueces que exigieron  para la concurrencia de la causal de justificación que el uso del arma debe realizarse en el marco de un empleo racional y proporcional del mismo cuando la gravedad de la situación lo amerite.
Razonar en el sentido contrario nos llevaría a aceptar que cualquier hecho, incluso más violento o menos violento que el empleado por la víctima o cualquier resistencia contra la autoridad, justificaría a priori, el empleo de un arma de fuego, lo que, conduciría a avalar excesos o violencia innecesaria en contra de personas que no denotan peligrosidad alguna», sostiene el fallo.

Resolución que agrega: «En el caso que por esta vía se revisa los testimonios recogidos en el juicio dejan en claro que el vehículo perseguido se encontraba con su neumático izquierdo desinflado, las posibilidades de huir de la policía eran difíciles y además el vehículo policial le impedía tal posibilidad, todas ellas circunstancias que no fueron ponderadas por el acusado y que de haberlo hecho no habría utilizado su arma de servicio disparando al interior del vehículo.
Que, lo que se le exige al agente del Estado que deba portar un arma de fuego, es el uso de ella sólo en casos justificados, en que no exista  otra alternativa, y después de haber ponderado adecuadamente las circunstancias fácticas.
Que el acusado, claramente no estaba obligado, para cumplir con su deber, a hacer uso de su arma de servicio directamente en contra del conductor del vehículo perseguido, y menos a través de la ventana, la conducta adecuada era la que desplegaron sus compañeros, que quizás con más experiencia en su profesión, sólo estimaron necesario efectuar disparos a los neumáticos del vehículo que conducía la víctima, para efectuar el control de identidad y tomar el procedimiento policial correspondiente».

(Fuente: Poder Judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: