Comisión de Hacienda despachó proyecto que regula la emisión de tarjetas de prepago

Camara-Diputados-ChileLa iniciativa fue aprobada en cada uno de sus artículos con un amplio acuerdo político, luego que el Ejecutivo presentara una nueva indicación sustitutiva acogiendo propuestas de los diputados, de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras y del Banco Central.

Con apoyo prácticamente unánime en todo su articulado fue despachado ayer en la tarde desde la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados el proyecto del Ejecutivo que permite la emisión de medios de pago con provisión de fondo (tarjetas de prepago) por entidades no bancarias.

El proyecto ingresó originalmente bajo la administración de Sebastián Piñera, en diciembre de 2013, quedando suspendida su tramitación al asumir el nuevo Gobierno. Tras una larga espera y variados llamados al Ejecutivo, este presentó en junio pasado una primera indicación sustitutiva, la cual fue reemplazada ayer por un nuevo texto más afinado, incluyendo las propuestas discutidas con los diputados durante las sesiones pasadas, tanto de origen parlamentario, como aquellas presentadas por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) y del Banco Central.

Conforme a los cambios realizados, el proyecto define que su objeto es autorizar la emisión y operación de medios de pago con provisión de fondos o cualquier otro sistema similar por parte de empresas no bancarias, en la medida que dichos sistemas importen que el emisor u operador contraiga habitualmente obligaciones de dinero para con el público en general o ciertos sectores o grupos específicos de él.

Los medios de pago con provisión de fondos podrán emitirse en forma nominativa o al portador (estos deberán emitirse siempre con un término de vigencia), sujetos a los requisitos y límites que fije el Banco Central para cada uno de ellos. El titular o portador podrá solicitar al emisor, en cualquier momento, la devolución del saldo de dinero provisionado, sin reajustes ni intereses.

Se especifica que las empresas que participen en este rubro se regirán igualmente por la normativa que dicte el Banco Central como por el DFL 3, de 1997, del Ministerio de Hacienda, que fija el texto refundido, sistematizado y concordado de la Ley de Bancos y otros cuerpos legales, en lo que les sea aplicable. Asimismo, se detalla que estarán sujetas a la fiscalización de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.

La normativa establece que las empresas deberán ser sociedades anónimas de giro exclusivo y deberán sujetarse a las disposiciones de las sociedades anónimas abiertas, cumpliendo los requisitos de capital pagado, reservas mínimas, liquidez, relación deuda-capital, gestión de riesgos, entre otros, que al efecto establezca el Banco Central. La norma aclara que la exigencia de giro exclusivo no impedirá que una misma entidad opere medios de pago de distinta naturaleza, sujetos a los requisitos y limitaciones que establezca el Banco Central, como tampoco el desarrollo de las actividades complementarias al giro que autorice la SBIF, tanto para los emisores y operadores de los medios de pago sujetos a su fiscalización.

Además, las empresas deberán cumplir con los requisitos de constitución establecidos por la Ley General de Bancos; en tanto que los accionistas fundadores de las sociedades deberán verificar los requisitos de integridad fijados en este mismo cuerpo legal.

El proyecto también avanza en regular la adquisición de acciones de parte de un emisor y describe las facultades que las empresas tendrán para recibir dinero del público, el cual sólo podrá destinarse para efectuar los pagos correspondientes a la utilización de dichos medios, al cargo de las comisiones que procedan o al reembolso de los recursos recibidos del titular del instrumento de pago.

Asimismo, se definen los procedimientos que deberán emplear las empresas para el tratamiento de los dineros (sólo se podrán mantener en caja o invertidos en instrumentos financieros autorizados por el Banco Central); y autoriza a las cooperativas de ahorro y crédito fiscalizadas por la SBIF a emitir y operar estos medios de pago, así como a las Cajas de Compensación a constituir filiales con el objeto de emitir estos medios de pago

La iniciativa también describe las facultades específicas de la SBIF en materia de fiscalización; las eventuales sanciones a los infractores y los mecanismos a seguir en el caso de revocación de un permiso de operación; y el sistema que operará en caso de fondos no rescatados, entre otras normas.

Finalmente, se contempla un año de plazo, contado desde la publicación de la ley, para que los emisores y operadores no bancarios que actualmente se encuentren autorizados para realizar las operaciones, se constituyan en el país como sociedades anónimas especiales, conforme a lo establecido en esta normativa.

(Fuente: Diputados)

Consulte tramitación de Proyecto de Ley, Boletín N° 9197

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: