Corte de Santiago condena a municipalidad de melipilla y a empresa eléctrica a pagar indemnización por accidente de trabajador

corte-apelaciones-santiagoLa Corte de Apelaciones de Santiago condenó a la Municipalidad de Melipilla y a la empresa eléctrica CGE Distribución S.A. a pagar una indemnización solidaria de $10.000.000 (diez millones de pesos) a trabajador que resultó con graves lesiones mientras realizaba labores de instalación de luminarias públicas en la comuna.

En fallo unánime (causa rol 3.589-2015) la Duodécima Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Omar Astudillo, Jaime Balmaceda y Maritza Villadangos– determinó la responsabilidad del municipio y la empresa por actuar negligente en el accidente sufrido por Alejandro Gujardo Lizama, quien cayó de un andamio, el 28 de julio de 2010, mientras instalaba luminarias en calle Manso de la comuna.

“Finalmente, entendiendo estos magistrados que si bien las demandadas Ilustre Municipalidad de Melipilla y CGE Distribución S.A. incurrieron en un actuar negligente de carácter individual respecto del deber de seguridad que les correspondía satisfacer respecto de determinados trabajadores, según les imponían los artículos 183 E del Código del Trabajo y 2314 del Código Civil, respectivamente, es menester reflexionar que conforme prevé el artículo 2317 del Código Civil ha de concluirse que existiendo en este caso concurrencia de negligencia, toda vez que el hecho culpable que se reprocha ha sido cometido por dos personas jurídicas distintas, cada una de ellas es responsable solidariamente de todo perjuicio resultante. En este mismo sentido el profesor Enrique Barros Bourie señala: “puede darse por configurado un mismo hecho porque varios participan de una operación compleja, sea en la negligente construcción de un edificio, en la publicación errónea de un protesto de cheque, en la prestación de servicios médicos o en la organización y ejecución de un fraude; o bien porque la producción del daño se debe a la participación simultánea de varias culpas (como cuando un atropello es consecuencia de un choque entre quien conduce a exceso de velocidad y quien ha ignorado una señal de preferencia)”. (“Tratado de Responsabilidad Extracontractual, Editorial Jurídica, 2007, pág. 423). Como corolario de lo razonado precedentemente se condenará solidariamente, entonces, a las demandadas a pagar al actor lo ordenado solucionar a título de daño moral”, sostiene el fallo.

(Fuente: Poder Judicial)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s