Corte Suprema acoge recurso de protección de persona jurídica y ordena retiro de publicación injuriosa de redes sociales

supremaLa Corte Suprema acogió el recurso de protección presentado por multitienda y ordenó retirar de las redes sociales una serie de publicaciones consideradas difamatorias.
En fallo dividido (causa rol 12983-2015), la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Alfredo Pfeiffer (s) y los abogados (i) Jean Pierre Matus y Jaime Rodríguez Espoz– acogió la acción cautelar presentadas por la empresa Corona S.A. en contra de publicaciones alojadas en la red social Twitter, sumándose a similar acción ya acogida respecto de los trabajadores de la empresa del retail.
La sentencia determina que las personas jurídicas (empresas) también gozan de la protección del derecho a la honra consagrado en la Constitución Política del Estado, por lo tanto corresponde la eliminación de las publicaciones deshonrosas de la red social.
«Resultan plenamente atendibles y coherentes con la realidad de las personas jurídicas en nuestros días –entre otros argumentos vertidos para considerar su titularidad en la acción constitucional de protección del honor– por un lado la comprensión de que integra el concepto de honor, también el prestigio, buen nombre e imagen y/o prestigio comercial, así como la argumentación relativa a que el concepto de honor comprende un aspecto objetivo o sociológico y otro subjetivo, intimo o personal. Para los efectos que aquí interesa, en el aspecto objetivo se incluye el reconocimiento que los demás hacen de una persona, esto es, el trato que se recibe de los otros, en tanto que el aspecto subjetivo alude a la propia estimación (Referencia: Artículo publicado en la Revista Chilena de Derecho Privado N| 17 pp. 143-189 «diciembre de 2011» Cristián Andrés Larraín Páez», sostiene el fallo.
Resolución que agrega: «Así como en la actualidad la doctrina mayoritaria comparada se inclina por reconocer la titularidad de las personas jurídicas de derecho privado para defender el honor, con argumentos de variada índole. Se sostiene que: «ningún obstáculo de entidad parece existir a la hora de extender el derecho al honor entendido como reputación a las personas jurídicas de Derecho Privado, deviniendo el mismo como esencial en orden a la propia existencia o identidad de tales entes morales así como para el libre desarrollo de sus actuaciones, independientemente del fin perseguido por aquellas (fin de interés general o fin de interés particular)». Vidal Marín Tomás. «Derecho al honor, personas jurídicas y tribunal constitucional. Facultad de Derecho, Universidad de Castilla- La Mancha. Consultado el 23 de septiembre de 2015. Disponible en: http://www.indret.com.
En similar sentido, en la sentencia dictada por el Tribunal Supremo español de 15 de abril de 1992, se sostuvo que «el carácter personalista del derecho al honor no excluye la extensión de su garantía constitucional a las personas jurídicas y, en concreto, a las sociedades mercantiles, como es el caso que nos ocupa. En efecto, admitido que el prestigio profesional de la persona física es objeto de protección no existe razón para excluir de la misma el prestigio de la sociedad mercantil en el desarrollo de sus actividades (…) por todo lo cual ha de concluirse en el sentido de que la Ley 5.5.82, en cuanto regula la protección civil del derecho al honor, es aplicable a las sociedades mercantiles (…)». Y en el mismo sentido las sentencias de 9-12-1993 y 26-3-1993″.
Por su parte, el Tribunal Constitucional español ha reconocido expresamente la titularidad del derecho al honor a las personas jurídicas de derecho privado, en la sentencia 139/1995 de 26 de septiembre, que señala: «La Constitución española no contiene ningún pronunciamiento general acerca de la titularidad de derechos fundamentales de las personas jurídicas, a diferencia, por ejemplo, de la Ley Fundamental de Bonn de 1949, en la que expresamente su art. 19.3 reconoce que los derechos fundamentales rigen para las personas jurídicas nacionales en tanto y en cuanto, por su naturaleza, sean aplicables a las mismas. De todos modos, si bien lo anterior es cierto, también lo es que ninguna norma, ni constitucional ni de rango legal, impide que las personas puedan ser sujetos de los derechos fundamentales».
Por lo tanto, concluye: «Se confirma en lo apelado, la sentencia de fecha diecinueve de agosto de dos mil quince, escrita a fs. 113 y siguientes, y en su lugar se declara que el recurso de protección intentado en fojas 20 y siguientes, queda también acogido en favor de Multitiendas Corona S.A., en los mismos términos que lo fue respecto de los trabajadores de esa empresa, incluyendo la eliminación de los datos en el sitio web http://www.twitter.com/mentiras Corona;
Ofíciese a los administradores, representantes y/o agentes individualizados por la parte actora, de los sitios web también especificados, para la eliminación de los contenidos expresados en él, sin perjuicio de la obligación de eliminación de los mismos impuesta al recurrido».

(Fuente: poder judicial)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: