Corte Suprema rechaza recurso de reclamación en contra de pronunciamiento del TDLC en mercado de telefonía

TELECOMUNICACIONESLa Corte Suprema rechazó el recurso de reclamación presentado en contra de sentencia dictada por el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia –TDLC– que modificó instrucciones de carácter general del sistema denominado on-net off-net de telefonía.

La resolución del tribunal establece que el pronunciamiento no se basa en la prohibición de discriminar entre tarifas on-net/off-net, sino que, por la inversa, se asienta específicamente en que las diferencias de tarifas que puedan derivar de la contratación de un Plan Grupal Monocontratado no derivan de la red de destino de las llamadas, puesto que todos ellas se efectúan exclusivamente dentro de la red de una misma compañía. Consulte fallo de la Corte Suprema analizado por Microjuris.

En fallo unánime, la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Pedro Pierry, Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Carlos Aránguiz y Manuel Antonio Valderrama– confirmó la resolución impugnada por las compañías de telecomunicaciones que validó los cambios en dicho mercado.

Los denominados «planes monocontratados» se refieren a aquellos planes de telefonía móvil que incluyan dos o más números o usuarios, contratados por una única persona natural o jurídica, que tengan tarifa preferencial en relación con las llamadas que se cursen entre dichos números o usuarios. La resolución del TDLC establece explíticamente que estos planes no están incluidos dentro de la prohibición de cobro diferenciado fundado en la red de destino de la llamada, de la regla A.4 de las Instrucciones de Carácter General N° 2/2012. Esta norma reza que a partir de su entrada en vigencia, «los planes de prepago y post pago que comercialicen las empresas de servicios de telefonía móvil no podrán contener diferenciación de tarifas o de minutos incluidos en un plan, fundada en la red de destino de la llamada. Se entenderá que no están fundadas en la red de destino de la llamada las diferencias de tarifas o minutos contenidas en los planes de telefonía móvil que incluyan dos o más números o usuarios, contratados por una única persona natural o jurídica, en relación con las llamadas que se cursen entre dichos números o usuarios».

Al respecto, el máximo tribunal establece que la modificación introducida a las Instrucciones de Carácter General N° 2/2012 por la resolución que se revisa es adecuada, esto es, no afecta la libre competencia, a la vez que las reclamaciones en examen no se encuentran revestidas del fundamento suficiente que justifique su corrección, motivos por los que las mismas serán desestimadas. En efecto las eventuales dificultades que los operadores móviles virtuales puedan enfrentar para replicar Planes Grupales Monocontratados -es decir, aquellos donde se consideran varios números para abaratar tarifas- no tienen relación directa con la diferenciación de tarifas según la red de destino y, por lo tanto, con los riesgos para la competencia que las Instrucciones de Carácter General N° 2/2012 pretenden resolver, de lo que se sigue que tal materia, por consiguiente, escapa al ámbito del presente proceso. En efecto, el objetivo tenido a la vista por el TDLC al dictar las Instrucciones de Carácter General N° 2/2012 y su modificación se vincula con los efectos que, en la libre competencia, podría provocar la diferenciación de precios en los servicios públicos de telefonía móvil basada en la red de destino de las llamadas, también conocida como distinción entre tarifas on-net y off-net.

A la vez, el tribunal comenta que en el procedimiento de modificación de las Instrucciones de Carácter General N° 2/2012 impugnado, se ha buscado evitar la ocurrencia de los perniciosos efectos que podría provocar la diferenciación de precios en los servicios públicos de telefonía móvil, sin que haya sido objeto del procedimiento el examen de la conducta de las empresas incumbentes y de las medidas que eventualmente podrían adoptarse, en el caso de que se estableciera su ocurrencia, para corregirla. Tampoco formó parte de las materias examinadas por los jueces del TDLC la definición de cuál sería el modelo más adecuado para regular el mercado de la telefonía móvil, puesto que sólo se abordó un preciso y determinado aspecto de la actividad en este ámbito, el que se ha restringido exclusivamente a la llamada distinción entre tarifas on-net y off-net.

Finalmente, se desestima también la alegación consistente en que las Instrucciones de Carácter General N° 4/2015 afectan gravemente a la libre competencia al no establecer los mecanismos necesarios para que los operadores entrantes puedan competir con las incumbentes en la comercialización de los planes grupales en igualdad de condiciones. Esto, puesto que esto supone que se debió ordenar a estas últimas presentar a los operadores entrantes ofertas de facilidades que les permitieran comercializarlos con márgenes económicos positivos; que se incorporasen mecanismos para reducir los costos de cambio que implica la portabilidad del plan grupal a otras compañías y que se determinase la cantidad máxima de líneas adscritas al plan grupal. Pero para llegar a tal determinación, se tomaron en cuenta asuntos que no fueron materia de análisis en el procedimiento de modificación de las Instrucciones de Carácter General N° 2/2012, toda vez que en la especie se ha buscado evitar la ocurrencia de los perniciosos efectos que podría provocar la diferenciación de precios en los servicios públicos de telefonía móvil basada en la red en que se practican y terminan las llamadas, sin que haya sido objeto del procedimiento el examen de la conducta de las empresas incumbentes ni la definición de cuál sería el modelo más adecuado para regular el mercado de la telefonía móvil.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: