Ley N° 20.930, establece el Derecho Real de Conservación Medioambiental

medioambienteEste sábado 25 de junio se publicó en el Diario Oficial la Ley N° 20.930 que “establece el Derecho Real de Conservación Medioambiental”. El objeto de esta institución consiste en establecer un instrumento general, que constituido por particulares o instituciones públicas en general, que permita fijar gravámenes a un inmueble que tendrán como finalidad la conservación del patrimonio ambiental.

El proyecto de ley se basó en la “conservation easement” o  servidumbre de conservación, vigente en Estados Unidos, que permite proteger las propiedades asegurando los fines de conservación. Del articulado de la Ley N° 20.930, es posible destacar los siguientes puntos centrales:

Concepto:

El artículo 2° de ley define el Derecho Real de Conservación como un: “derecho real que consiste en la facultad de conservar el patrimonio ambiental de un predio o de ciertos atributos o funciones de éste”. Este derecho se constituye en forma libre y voluntaria por el propietario del predio en beneficio de una persona natural o jurídica determinada”.

Características:

Se caracteriza, de acuerdo al artículo 3° de la ley, como un derecho: inmueble, distinto del dominio del bien raíz gravado; transferible, transmisible, inembargable, indivisible e inseparable del inmueble o de la parte de él que se grava, y se puede constituir sobre cualquier bien inmueble. Expresa además que “Es de duración indefinida, salvo que las partes acuerden lo contrario. Para los efectos de la presente ley, los atributos o funciones del patrimonio ambiental del predio se considerarán inmuebles”. En cuanto a su titularidad, el artículo 4° expresa que puede ser titular de este derecho, toda persona natural o jurídica, pública o privada

Constitución del Derecho:

De acuerdo a los artículos 5° y 8°, éste derecho se constituye mediante «contrato constitutivo» celebrado por escritura pública, el que se deberá inscribir en extracto en el Registro de Hipotecas y Gravámenes del Conservador de Bienes Raíces respectivo. El incido final del artículo 5°, “el derecho real de conservación producirá sus efectos desde su inscripción en el Conservador de Bienes Raíces respectivo”.

Efectos del Derecho:

La constitución de este derecho produce el establecimiento de gravámenes al inmueble que tendrán como finalidad la conservación del patrimonio ambiental. El artículo 6° inciso 1° de la ley, expresa que: “las partes deberán acordar al menos una de las siguientes prohibiciones, restricciones u obligaciones:

1.- Restricción o prohibición de destinar el inmueble a uno o más determinados fines inmobiliarios, comerciales, turísticos, industriales, de explotación agrícola, forestales o de otro tipo.

2.- Obligación de hacerse cargo o de contratar servicios para la mantención, limpieza, descontaminación, reparación, resguardo, administración o uso y aprovechamiento racionales del bien raíz.

3.- Obligación de ejecutar o supervisar un plan de manejo acordado en el contrato constitutivo, con miras al uso y aprovechamiento racionales de los recursos naturales del inmueble gravado, dentro del marco de un uso sostenible de los mismos”.

Se podrán fijar límites de montos para las obligaciones pecuniarias que se acuerden, así como convenir plazos diferentes para el cumplimiento de los distintos gravámenes que se establezcan”.

A continuación expresa el artículo 6° que: “el derecho real de conservación se extiende a todas las servidumbres activas constituidas a favor del inmueble y está sujeto a todas las servidumbres pasivas preexistentes, o a las nuevas que se puedan establecer por el dueño del predio sin vulnerar este derecho, o que se impongan posteriormente por mandato legal.

Sin perjuicio de las normas de carácter general, serán nulos los contratos en que se estipulen gravámenes al inmueble: a) que no sean específicos; b) que sólo consistan en obligarse a cumplir normas vigentes, o c) que no se ajusten a lo dispuesto en esta ley.

No es lícito al propietario impedir, obstaculizar o perjudicar el ejercicio de este derecho.

El derecho real de conservación no faculta a su titular para percibir los frutos naturales o civiles que deriven de la conservación del inmueble, salvo en aquello que se acuerde explícitamente por las partes”.

Extinción del Derecho:

En cuanto a su Extinción, el artículo 12°, expresa que: “El derecho de conservación se extinguirá por las causales generales de terminación de los derechos reales y, especialmente, por:

1.- La transferencia del bien gravado, de conformidad con el inciso segundo del artículo 11.

2.- La disolución de la persona jurídica titular del derecho, salvo estipulación en contrario.

3.- La expropiación del inmueble gravado. Si se expropiare parcialmente, subsistirá el derecho real de conservación sobre la parte no expropiada, si fuere posible. Lo anterior será sin perjuicio de las indemnizaciones que correspondan.

Las prestaciones mutuas a que pudiere dar lugar el término del derecho real de conservación se regularán por las normas contempladas en los artículos 904 a 914 del Código Civil”.

Para ver más, consulte texto completo de la Ley N° 20. 930

 

Comments

  1. Eduardo Corvalán says:

    Muy interesante esta modificación. No me habría percatado de no ser por microjuris

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: