Ideal contra Contacto: se hizo uso de la libertad de prensa de forma abusiva, sin permitir a la empresa presentar su versión de los hechos

contactoEl Vigésimo Segundo Juzgado Civil de Santiago acogió la demanda de indemnización de perjuicios interpuesta por la empresa alimenticia Ideal S. A. contra Canal 13 por la transmisión, el día 9 de julio de 2013, de su capítulo de Contacto titulado: “Alimentos Saludables: ¿Gato por Liebre?”. Consulte el fallo analizado en Microjuris.

El pasado 31 de enero, el tribunal de primera instancia acogió la demanda por responsabilidad extracontractual contra Canal 13 por la emisión de su programa de Contacto, donde se criticaban los productos de la empresa.

Según el tribunal, el ilícito civil cometido por el demandado se configura en la circunstancia de haber informado al demandante sólo 5 días antes de la emisión del programa de los cuestionamientos que merecían 3 de sus productos –Pan de Molde Integral, Pan de Molde Integral Light y Pan Blanco Light–. En el mismo sentido, no se le permitió a la empresa de forma real y efectiva el cotejo de los informes técnicos expuestos en el programa, para así poder evaluarlos y tener la chance de ejercer un real derecho a defensa con ocasión del programa emitido. Es más, después de salir el programa al aire e incluso 3 días después de televisado, el demandado no contaba con los análisis químicos de sus panes, lo que mermó las reales posibilidades de conducir las actuaciones necesarias para contener los efectos, de así quererlo.

Siguiendo el mismo sentido, la corte aclara que más allá de lo que hiciese o dejase de hacer la empresa a propósito de los hechos que se le imputaron y la efectividad o no de ser tales acusaciones fidedignas, correspondía que el público se formara su propio juicio sobre los panes criticados en el programa, contando con ambas versiones de los hechos. Sin embargo, esto fue imposible, dado que el demandado limitó el acceso a la información de los estudios realizados a la empresa, no pudiendo ésta defenderse, mostrándose en cámaras una sola versión de los hechos, una única hipótesis, una realidad incompleta.

En tal sentido, el tribunal resuelve que

(…) correspondía que Ideal S. A. tuviese a lo menos la oportunidad de conocer los informes en el cual se sustentaban las imputaciones, pudiendo así sentar ya sea en cámara o por otros medios, la discusión acerca de la efectividad de haberse encontrado frescas o no vencidas las muestras de pan de molde Ideal integral regular, integral light y blanco light, así como la relevancia o no de ello en lo que concierne al análisis de materia grasa.

Misma suerte fluye de la discusión en torno a la falta de especificación de lotes, número de muestras analizadas, omisión de los resultados de fibra dietaria, proteínas de las muestras y falta de indicación del factor de incertidumbre de los resultados o margen de error al momento de efectuar y elaborar el análisis químico por parte del DICTUC, aducidos por el demandante; así como el hecho de plantear la interrogante por Ideal de haberse sometido a análisis por el DICTUC productos cuya composición de ingredientes había variado a la fecha de emisión del programa, dado que el análisis químico se había realizado hace más de un año y medio antes de la transmisión del programa cuestionado.

El haber retenido Canal 13 el acceso a Ideal de los informes DICTUC, impidió que el actor se defendiese planteando las discusiones precedentemente señaladas y, así, dejar que el espectador tuviese a mano todas las versiones de los hechos, con un cabal acceso a la información, formándose su propio juicio acerca de las circunstancias.

Complementando esto, y ante la alegación del canal de estar amparado bajo la libertad de prensa, el tribunal considera que si bien existe este derecho, esto no implica que el periodista se encuentre facultado a su ejercicio bajo cualquier escenario y sin coto, sino que el régimen de responsabilidad civil imperativo en nuestro derecho sirve de marco teórico para su correcto ejercicio, lo que incluso tiene amparo constitucional en el artículo 19 N° 2 de la Carta Fundamental y asidero legal en cuerpos normativos específicos, tal como ocurre con la Ley N° 19.733 en su artículo 1. De esta manera, aun cuando la información pretendida divulgar por el demandado era de interés público –al ser el pan un producto básico y de consumo masivo–, y debiendo prevalecer este interés sobre el particular, se presentó como verdad absoluta un informe que a lo menos merece algún grado de cuestionamiento, y el canal limitó el derecho a conocer la información al afectado, no permitiéndole defenderse. Es decir, haciendo ejercicio de la libertad de prensa, la aplicó de forma abusiva, no pudiendo de esta manera acogerse esta defensa.

A propósito del daño efectuado por el ilícito civil, se estima, en primer lugar, que hay lucro cesante sufrido por el demandante como consecuencia del programa de televisión. Ello, pues la una mala publicidad del programa sí produjo efectos adversos en las ventas. Asimismo, se acredita que la emisión del programa de televisión sí se erigió en los consumidores como un elemento de mala publicidad que modificaría sus hábitos de consumo. Por lo tanto, hay un vínculo de causalidad entre el ilícito civil del demandado y los perjuicios comprendidos entre la emisión del programa.

Sin embargo, respecto al daño moral, si bien se considera que una persona jurídica puede sufrir daño moral, esta diría relación con el daño causado en su «nombre», «reputación» o «imagen», todo lo que se condice con el principio de reparación integral del daño conforme al artículo 2329 del Código Civil (ref:leg2522.2329). Pero no se pudo hacer lugar a este daño.

Es necesario cotejar en juicio la efectividad de haber sufrido el demandante daño en el ámbito extrapatrimonial. Sin embargo, en los dichos de la parte demandante se mezclan en materia de daño moral nociones en cuanto al «valor de la marca» y, por otro lado, menores ventas de todas las otras canastas de productos, es decir, de aquello que no corresponde a pan de molde, señalando que habría experimentado un menor nivel de ventas en general. El daño moral en este caso dice relación con el menor valor marca como consecuencia del Programa, y no con el menor volumen de ventas de otros productos suyos. El menor volumen de ventas de otros productos corresponden a lucro cesante, y podrían decir relación con un abanico tan amplio de motivos como gustos y preferencias de los consumidores tienen respecto a tales alimentos.

La corte, por tanto, acoge la demanda interpuesta condenando al pago de indemnización por la existencia de daño emergente y lucro cesante a causa de la comisión del ilícito civil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s