Corte Suprema confirma multa aplicada a empresa sanitaria por mala calidad del servicio

La Corte Suprema confirmó la multa de 15 UTA (unidades tributarias anuales) que aplicó la Superintendencia de Servicios Sanitarios a la empresa Aguas Araucanía por infracciones a la calidad de servicio.

En fallo unánime (causa rol 100.797-2016), la Tercera Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Sergio Muñoz, Carlos Cerda, Manuel Antonio Valderrama y los abogados (i) Álvaro Quintanilla y Jaime Rodríguez– descartó infracción de ley en el dictamen que sancionó a la empresa por deficiencias en el tratamiento de aguas servidas.

“Que la lectura del artículo 11, letra a), de la ley N° 18.092 denota que la “calidad del servicio” resulta una noción amplia, que comprende materias como la continuidad y cobertura de éste, el trato a los usuarios, la atención de reclamos, la entrega de información y otros aspectos relativos tanto a temas estrictamente sanitarios, como también comerciales y de infraestructura adecuada, a fin de asegurar a los clientes la óptima operación y funcionamiento del servicio”, establece el fallo.

Resolución que agrega: “En esta línea de pensamiento, no es dable restringir la “calidad del servicio” a tópicos referidos únicamente a las emisiones de contaminantes, regulados en los artículos 36 bis y 51 del Decreto con Fuerza de Ley N° 382, como tampoco puede acotarse a esferas acerca de la relación entre el cliente y el prestador, como aquellos consagrados en los artículos 91 y 93 del Decreto Supremo de Obras Públicas N° 1.199 de 2004, que, por lo demás, no contienen parámetros que habiliten arribar a una definición distinta a aquella propuesta”.

“Lo expuesto –continúa– es concordante con el hecho de tratarse de un servicio básico, cuya correcta operación y administración ostenta directa incidencia en la salud y la calidad de vida de los habitantes y en el evento sub lite, el procedimiento sancionatorio comienza justamente a instancias de poblaciones aledañas, afectadas por los malos olores emanados de las instalaciones de Aguas Araucanía S.A., y entonces parece evidente que un servicio de tratamiento y disposición de aguas servidas que cumpla con requisitos mínimos de calidad no puede generar malos olores, lodos y descomposición en sus instalaciones, entre otros elementos incorporados en el proceso, más aun cuando se cobra una tarifa por tal actividad, la cual debe facilitar el acceso de los usuarios a todas las características del servicio que exige una correcta prestación”.

“(…) no se vislumbran los desaciertos jurídicos develados, toda vez que los hechos detectados por los fiscalizadores actuantes, que no fueron discutidos ni desvirtuados por la sociedad, constituyen en verdad la contravención por la cual se le castigó. Como corolario de lo elucubrado, tampoco se divisa desconocimiento del derecho constitucional al debido proceso, en tanto reposa en la desinteligencia de la idea de “calidad del servicio” como componente del tipo infraccional que, según se ha explicitado, no se configura en la situación sub judice”, concluye.

(Fuente: Poder Judicial)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s