Corte de Apelaciones de Santiago acoge recurso de nulidad y ordena nuevo juicio por giro doloso de cheques

La Corte de Apelaciones de Santiago acogió recurso de nulidad presentado en contra de la sentencia que absolvió a acusado por giro doloso de cheques y ordenó la realización de un nuevo juicio en contra de Juan Cristóbal Fernández Undurraga, por no haberse justificado apropiadamente la decisión absolutoria.

En fallo unánime (causa rol 1.764-2017), la Octava Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Juan Cristóbal Mera, Tomás Gray y María Elisa Tapia– estableció que la resolución recurrida, dictada por el Tercer Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago, se adoptó con infracción de ley.

“Que la apreciación de la prueba en los términos exigidos por el legislador impone al sentenciador la obligación de reproducir el razonamiento que ha generado la convicción no sólo en cuanto a los hechos sino también en relación a los elementos de prueba que permiten arribar a ella. El razonamiento acerca de la prueba importa analizar cada uno de los elementos de convicción aportados a juicio y también en su conjunto, exponiendo las reflexiones para aceptar o descartar su mérito, sin que sea procedente exigir una prueba adicional de corroboración sin valorar previamente la que legalmente se incorporó a juicio. En la especie, el tribunal de la instancia no entrega una razón lógica y suficiente, que permita dilucidar por qué los documentos acompañados por el querellante, que dicen relación exacta con los requisitos exigidos por el artículo 22 de la ley de cuentas corrientes bancarias y cheques, le resultan insuficientes para tener por acreditado el delito”, sostiene el fallo.

La resolución agrega que: “al no contener el fallo un análisis lógico de los medios de prueba incorporados en la audiencia y pretender que la documental se corrobore con prueba testimonial, como se lee en el considerando octavo, número 2.- segundo párrafo, la sentencia impugnada vulnera las reglas de la sana crítica, puesto que omite valorar la prueba que efectivamente el querellante aportó a juicio para acreditar la existencia del ilícito y la participación del acusado, exigiendo prueba testimonial para “esclarecer dudas en torno a la dinámica comisiva”, contrariando lo señalado en el artículo 10 de la ley de cuentas corrientes bancarias y cheques, en relación con el artículo 22 de la misma ley, tantas veces mencionado. De este modo, forzoso es concluir que la sentencia no cumple con la necesaria fundamentación que explique y justifique su decisión, toda vez que ello no se condice con la prueba y valoración de las mismas en relación al delito de giro doloso de cheques”.

“Por otra parte –continúa–, no se advierte, en el fallo impugnado, el proceso intelectual claro que habría permitido a los jueces alcanzar la decisión absolutoria, más allá de toda duda razonable, olvidando que el legislador obliga ponderar el contenido de los elementos de prueba y efectuar el análisis pormenorizado de todos y cada uno de los medios producidos en el curso del juicio, los cuales deben necesariamente valorizarse uno a uno, acogiéndolos o desechándolos en todo o en parte, todo ello a través de un razonamiento efectuado en conformidad a los principios de la lógica, las máximas de la experiencias y los conocimientos científicamente afianzados, lo cual no se contiene en el fallo recurrido”.

(Fuente: Poder Judicial)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s