En sesión extraordinaria el Senado aprobó las enmiendas del proyecto de capitalización de TVN

Por 26 votos a favor, 5 en contra y 3 abstenciones, la Sala aprobó las enmiendas que contaban con la unanimidad de las Comisiones que revisaron el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que modifica la ley 19.132, de Televisión Nacional de Chile. Esto es, las Comisiones de Transportes y Telecomunicaciones y la de Hacienda, respectivamente.

Caber recordar, que el  proyecto se fundamenta en las necesidades  de reforzar las exigencias de neutralidad, transparencia y calidad. Asimismo, propone una regulación que supere disposiciones obsoletas que aseguren la eficacia de la gestión de Televisión Nacional así como la satisfacción del bien común.
La ley Nº 19.132, publicada el 8 de enero de 1992, aun vigente ya habría su etapa, toda vez que surgió en un momento político con características muy especiales: el término del gobierno militar, el inicio de la democracia, y el incremento sin precedentes en el consumo masivo de medios audiovisuales.

El legislador ha planteado que frente a las actuales circunstancias, la reforma resulta inevitable. Por una parte,  ocurre un desarrollo tecnológico de intensidad tal, que cada día surgen nuevos actores en el fenómeno de las comunicaciones, ayudados de los servicios de la llamada sociedad de la información, y donde la televisión, que recién se encamina hacia una evolución con nuevos sistemas de transmisión digital, debe coexistir junto a ellos de forma armoniosa y eficaz.
Por otra parte, el legislador sostiene que la sociedad ha experimentado profundas transformaciones sociales, políticas y económicas en estos dieciséis años, y donde las aspiraciones de cada ciudadano se dirigen legítimamente hacia una satisfacción de mayor calidad de sus anhelos de carácter material, espiritual, de entretención, de información y de educación.

En términos más específicos, con este proyecto se busca profundizar el rol de Televisión Nacional de Chile en su misión de televisión pública, consistente fundamentalmente en promover la diversidad, el desarrollo cultural y regional, la integración nacional e internacional, y la educación cívica de la población. Esta misión tiene como expresión concreta la creación, producción y emisión de programas audiovisuales regionales y nacionales atractivos, cuyos contenidos apunten al cumplimiento de su cometido público, ante un universo lo más amplio posible de telespectadores.

El contenido del proyecto de ley es el siguiente:

1. Giro de la empresa. Busca participar del nuevo escenario que plantea la adopción de la televisión digital y, por otra parte, desarrollar actividades vinculadas estrechamente a la producción y transmisión de programas de televisión, tales como la producción cinematográfica, la radiodifusión, Internet y la producción discográfica.

2. La misión pública de TVN. Se busca expresar claramente la vinculación de Televisión Nacional con el desarrollo del bien común.
Ahí se le fijan todas las tareas que debe cumplir la empresa, tales como el fomento del pluralismo y la cultura, la promoción de los derechos fundamentales, la promoción de los pueblos originarios, la integración del país, y el desarrollo de la industria audiovisual, entre otras.

3. Organización del Consejo Directivo. Para el cumplimiento de las finalidades señaladas anteriormente, se destinan numerosas disposiciones para fortalecer la función del Directorio.

4. Nuevas funciones y atribuciones del Consejo Directivo. Una de las modificaciones más importan-tes, y mediante la cual se verifica realmente el compromiso de Televisión Nacional de Chile con el bien común, es con las nuevas funciones y atribuciones que se le otorgan al Consejo Directivo.
En primer lugar, se deja expresado claramente que corresponde a él supervisar el cumplimiento cabal de las finalidades de Televisión Nacional de Chile, especialmente en relación con la satisfacción de interés general y público. En segundo lugar, se precisa claramente su control sobre la programación, que deberá aprobar cuatrimestralmente, y sobre el Director Ejecutivo, quien ejecutará sus directrices.

5. Rol del Director Ejecutivo. Las disposiciones que introducen este proyecto aclaran la sujeción del Director Ejecutivo a las decisiones y acuerdos del Consejo.
Por una parte, queda sujeto expresamente a la evaluación que disponga el propio Consejo. Por otra parte, se permite al Directorio señalar determinadamente aquellos actos y contratos que necesitan un acuerdo del Presidente.

6. Financiamiento. Se busca modificar ciertas rigideces en su financiamiento. Por una parte, se dispone expresamente el deber de Televisión Nacional de participar en aquellos concursos públicos que están destinados justamente a promover las mismas finalidades del canal: el bien común.
Por otra parte, se ha dispuesto la posibilidad de solicitar y recibir recursos fiscales y de instituciones públicas facultadas para promover a través de financiamiento, iniciativas al respecto.
Asimismo, se permite que la empresa pueda comprometer la contratación de créditos previa autorización del Ministerio de Hacienda.
En la actualidad ello no está permitido. Al hacerlo, el proyecto lo somete a las reglas generales que rigen a las empresas públicas. Evidentemente, la señalada autorización no puede comprometer ni el contenido ni la programación del ca-nal.
Actualmente se prohíbe transferir gratuitamente o a precios inferiores a los de mercado espacio televisivo al Estado. La única excepción consiste en las campañas de interés público, siempre que todos los demás canales transmitan idéntica campaña.
En su reemplazo, se propone una regla que permita que todos los partícipes puedan actuar libremente, de modo que el Gobierno se encuentre en la obligación de ofrecer la campaña a todos los canales, pero sólo quedan con la obligación de transmitir aquellos que lo aceptaren. En tal caso, Televisión Nacional de Chile podrá cumplir tales tareas gratuitamente.

 

 

Durante el debate los senadores manifestaron los pro y los contra del mensaje, poniendo énfasis en el rol que debe tener un canal público en las regiones, con una parrilla programática ad hoc y la adecuada administración de su financiamiento.

Consultar boletín Nº 6191-19 aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s