Corte Suprema rechazó recurso de casación, ordenando al fisco indemnizar por caída de muro perimetral de cárcel durante terremoto

La Tercera Sala de la Corte Suprema por unanimidad rechazó un recurso de casación en el fondo interpuesto por el Fisco en contra de la sentencia de segundo grado que lo condenó a indemnizar perjuicios por falta de servicio, por la caída de un muro perimetral de la cárcel de Chillán, durante el terremoto del 27 de febrero de 2010.

El máximo tribunal, razona en torno a que “Gendarmería de Chile incumplió sus deberes de seguridad del establecimiento carcelario, en particular, de la mantención y conservación del muro perimetral que deslindaba ese establecimiento con propiedades residenciales del sector, entre ellas, con la casa habitación de los actores y sede de la persona jurídica, no cabe sino entender que tal entidad incurrió en falta de servicio que tuvo incidencia directa en los hechos que ocasionaron los daños cuyo resarcimiento se ha impetrado en estos autos, sin que se haya formulado reproche alguno en el recurso en relación a la naturaleza de los mismos y montos determinados en el fallo impugnado”,  con lo que consideraron acertada la decisión de los sentenciadores del grado al aplicar los artículos 4 y 42 de la Ley N° 18.575; y descartaron la tesis de la recurrente en torno a la calificación del sismo, como caso fortuito, por tratarse de una situación previsible, careciendo de un requisito para que operara la institución invocada.

“…Aludiendo a ambos presupuestos copulativos del caso fortuito y conceptualizado el hecho imprevisto como aquel que la razón humana no puede determinar si se ha de realizar o no, al tiempo que entiende como hecho irresistible aquél cuyas consecuencias no han sido posible evitar ni eludir por no haber medios para impedirlas, los jueces del grado desestimaron que pueda entenderse configurada en la especie una situación de caso fortuito. Para ello consideraron, acertadamente, que sismos y terremotos no constituyen imprevistos en nuestro país; haciendo alusión a la zona misma en que se sitúan los hechos se recuerda el terremoto de Chillán de 1939, y del mismo modo se acude al terremoto que azotó especialmente las ciudades de Concepción y Valdivia en el año 1960. Se acotó que, en este contexto, sólo puede atribuirse el carácter de imprevisto a la intensidad que alcanzará y/o a la oportunidad, o fecha en que ocurrirá. Cabe añadir por otra parte que, lo que definirá si un terremoto –citado este evento a modo ejemplar en el artículo 45 del Código Civil-, integra o no una situación de caso fortuito, son las circunstancias en que se produce el evento, y, resulta ser de suyo relevante si el mismo ha tenido lugar en un lugar reconocido indiscutidamente como sísmico o, en otro en el que no ha podido racionalmente ser concebido tal evento de la naturaleza, de modo tal que el capítulo de nulidad que se analiza no puede prosperar; todo ello, al margen de lo que a continuación se dirá y que reafirma la conclusión que acaba de anotarse.”

(Fuente: Poder Judicial)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s