Juzgado Civil de Santiago condena a pago de indemnización a Servicio de Salud por negligencia médica en Hospital de Maipu

El Décimo Séptimo Juzgado Civil de Santiago condenó al Servicio de Salud Metropolitano Central a pagar una indemnización de $10.000.000 (diez millones de pesos) por el deficiente actuar del profesional a cargo de la intervención que daño el nervio radial de la paciente, lo que derivó en la perdida de movilidad de la extremidad operada.

La paciente dedujo en juicio ordinario una demanda de indemnización de perjuicios por falta de servicio en contra de Servicio de Salud, a fin de que este último le pague la suma de $40.000.000. por concepto de daño moral, más las costas de la causa, por daños y perjuicios que alega haber sufrido como consecuencia del actuar negligente del personal médico del hospital por haber realizado una cirugía por un médico que no contaba con la especialidad
requerida, y sin los exámenes pertinentes para dicha operación, pasando a llevar su nervio radial del brazo izquierdo, lo cual le hizo perder motricidad, movilidad, fuerza y sensibilidad en dicha extremidad, lo que a su entender
constituye una función deficiente del servicio público de conformidad normativa constitucional y legal vigente sobre responsabilidad civil.

La Sentencia  considera como un hecho constitutivo de falta de servicio el acto medico practicado por la doctora a la demandante al no haberle realizado un examen adecuado a la extremidad superior de la paciente antes de proceder a la intervención quirúrgica a fin de descartar cualquier tipo de complicación que pudiere ocasionarse ya que la doctora no contaba con experticia en esta área. Por lo tanto se acredita el daño moral sufrido por la Señora quien a la fecha del hecho dañoso que sufrió por la negligencia del demandado, resultó con las lesiones descritas, debiendo someterse a terapia de rehabilitación kinésica y de terapia ocupacional, con las consecuentes molestias, tiempo y costos de desplazamiento.

“Que también constata esta juez la aflicción emocional y angustia que sus limitaciones le ocasionaron razonablemente a la actora, al igual que la mortificación de verse y sentirse víctima de un hecho injusto, lo que por cierto, mermo su ánimo, como dan cuenta incluso las fichas de interconsulta -en que se describe su relato acerca de las instancias judiciales, angustia, depresión, ansiedad, estrés, entre otros-, al igual que pese a que estaba cesante aparece claro que tendrá algún grado de secuela limitante, precisamente en una etapa de su vida que la salud se torna más valiosa, todo lo cual constituye un daño moral indemnizable, sin que esta sentenciadora comparta la avaluación de la actora por estimarse excesiva, por lo que regulará en la cantidad de $10.000.000”, concluye el fallo.

(Fuente PJUD)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s