Juzgado de Letras acoge demanda por despido injustificado en contra de Municipalidad presentada por quien ejerció funciones 10 años en piscina municipal

En días recientes, el Primer Juzgado de Letras de Buin acogió la demanda por despido injustificado presentada por un prestador de servicios en contra del municipio de la misma localidad tras desempeñarse varios años ejerciendo funciones en dependencias del gimnasio y piscina municipal, lapso  en que habría firmado más de diez de contratos a honorarios, en el que se indicaba que sus funciones tenían el carácter de accidentales y no de esenciales,  de conformidad al artículo 4° de la Ley N° 18.883 sobre Estatuto Administrativo para Funcionarios Municipales. El juez a quo dio lugar a la acción luego constatar que se encontraba acreditado que el demandante fue contratado a honorarios para ejecutar las mismas funciones de un modo permanente a través del tiempo, bajo un mismo proyecto, no pudiendo afirmar el municipio demandado, conforme al principio de primacía de la realidad, que las funciones desempeñadas por el actor tuvieron el carácter de «accidentales o esporádicas». Consulte a continuación la sentencia analizada por Microjuris.

Así, la sentencia razona: “Que de la documental referida en el considerando precedente, se advierte que el demandante fue contratado para ejecutar las mismas funciones de un modo permanente a través del tiempo, bajo el mismo proyecto, así queda demostrado con los contratos y decretos alcaldicios que los aprueban, no pudiendo desconocer la entidad demandada, y además conforme al principio de primacía de la realidad, que las funciones desempañadas por [el demandante]  …no pueden ser catalogadas de “accidentales o esporádicas”, ya que es manifiesto que las labores que ejercía en cuanto a la administración del gimnasio municipal eran de la esencia del municipio y denotan, a todas luces, una habitualidad y constancia en su ejecución”.

Además,  afirma: “la prueba aportada por la demandada, resulta ser precaria e insuficiente para revertir la anterior, toda vez que aún con los contratos presentados por el demandante, los que revisten la forma de contratos a honorarios, con la prueba rendida en juicio, teniendo presente las máximas de la lógica y de la experiencia y la supremacía de la realidad, no parece posible sostener que durante 10 años, ante la existencia de diversos contratos básicamente iguales, las labores y funciones para las que fue contratado hayan revestido un carácter accidental; necesario es detenerse, además, en la confesional prestada por el administrador municipal, quien explicó las diversas modalidades de contratación que puede suscribir la municipalidad, no logrando explicar, frente a la documental exhibida, a saber, los contratos, por qué se le asignan las mismas funciones si cada contrato se origina por un proyecto distinto; lo que en el hecho no puede ser así”.

Voces: LABORAL – DESPIDO INJUSTIFICADO – MUNICIPALIDADES – HONORARIOS – ESTATUTO ADMINISTRATIVO DE LOS FUNCIONARIOS MUNICIPALES – RELACIÓN DE DEPENDENCIA – RELACIÓN DE SUBORDINACIÓN – PRIMACÍA DE LA REALIDAD – NULIDAD DEL DESPIDO – DEMANDA ACOGIDA

Partes: Fernández c/ Ilustre Municipalidad de Buin s/ Contratación a honorarios – Despido Injustificado – Municipalidades
Tribunal: Primer Juzgado de Letras de Buin
Fecha: 9-ene-2018
Cita: ROL:59-17, MJJ52954
Producto: Municipalidades – Microjuris – Laboral

No resulta aplicable la hipótesis de contratación a honorarios de conformidad al artículo 4° de la Ley N° 18.883 a la situación del actor quien prestó servicios al municipio por un lapso de 10 años ejerciendo las mismas labores, según constaba en sus propios contratos de prestación de servicios personales y decretos alcaldicios sucesivos que los aprobaron, no pudiendo afirmar el municipio demandado, conforme al principio de primacía de la realidad que las funciones desempeñadas por el actor tenían el carácter de «accidentales o esporádicas».

Doctrina:

1.- Corresponde acoger la demanda por despido injustificado, nulidad del despido y cobro de prestaciones, interpuesta por el actor contratado bajo honorarios en contra de una Municipalidad. Esto, dado que el demandante fue contratado para ejecutar, en la piscina y gimnasio municipal, las mismas funciones de un modo permanente a través del tiempo, bajo un mismo proyecto, como así fue acreditado con los contratos y decretos alcaldicios que los aprueban, no pudiendo desconocer dicha circunstancia de uniformidad contractual la demandada, por lo que conforme al principio de primacía de la realidad, las funciones desempañadas por el actor no pueden ser catalogadas de «accidentales o esporádicas», ya que es manifiesto que las labores que ejercía en cuanto a la administración del gimnasio municipal eran de la esencia del municipio y denotaban, a todas luces, una habitualidad y constancia en su ejecución.

2.- Teniendo presente las máximas de la lógica y de la experiencia y la supremacía de la realidad, no parece posible sostener que durante 10 años, ante la existencia de diversos contratos básicamente iguales, las labores y funciones para las que fue contratado el funcionario hayan revestido un carácter accidental; sobretodo habida consideración que en la confesional prestada por el administrador municipal, al explicar las diversas modalidades de contratación que puede suscribir la municipalidad, no pudo dar razón del hecho que todos los contratos de prestación de servicios, cronológicamente consecutivos a través de los años, le asignaron al actor las mismas funciones, lo que entra en abierta contradicción al señalar previamente que cada contrato se originaba por un proyecto distinto; lo que a la luz del principio señalado, no es posible que así sea.

3.- Las declaraciones de los testigos fueron contestes en señalar que el demandante trabajaba para la municipalidad cumpliendo horarios y se encontraba bajo la supervisión de sus jefes directos, cumpliendo las órdenes e instrucciones que le daban, debiendo dar cuenta de sus obligaciones, así como también de quienes estaban a su cargo, configurándose las características esenciales de un contrato de trabajo bajo vínculo de subordinación y dependencia en los términos que define el artículo 7 del Código del Trabajo, por lo que debe declararse el despido del trabajador como injustificado, toda vez que habiéndose acreditado la existencia de una relación de origen laboral entre las partes, para poner término a ella, el empleador debía dar cumplimiento a las formalidades que la ley impone al despido, lo que no hizo, de forma tal que conforme a lo dispuesto en el artículo 168 del Código del Trabajo, tiene derecho a las indemnizaciones legales que de ello derivan.

4.- No existiendo constancia del pago de las prestaciones de seguridad social demandadas, por todo el periodo trabajado, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 162 del código del ramo, se declaró la nulidad del despido.

Consulte texto íntegro de la sentencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s