Cámara de Diputados despacha a tercer trámite proyecto que da reconocimiento legal a la identidad de género

 La Cámara de Diputados aprobó y despachó al Senado a tercer trámite, el proyecto que busca terminar con la discriminación y exclusión a personas que no pueden vivir y manifestar abiertamente  su identidad de género. La propuesta define qué se entiende por identidad de género; consigna el derecho al reconocimiento y a la protección a la identidad y expresión de género, así como los principios a la no patologización, la no discriminación y la confidencialidad de los datos personales, entre otros puntos.
 En el debate fueron rechazados dos aspectos, uno referente  a los procedimientos definidos para la rectificación de sexo y nombre registral para los menores de edad y otro sobre los trámites a realizar en esta materia ante los tribunales de familia cuando se trate de personas con vínculo matrimonial.
Por otra parte se ratificó la mayor parte del articulado definido en la Comisión de Derechos Humanos con algunas correciones relevantes, como fue reincorporar una norma proveniente del Senado relativa al derecho a intervenciones quirúrgicas y tratamientos y la inclusión de los menores de edad como sujetos afectos a ejercer el derecho a ser identificadas conforme a su identidad de género. Respecto de esta última norma hubo discrepancias en cuanto a su alcance, ya que para algunos legisladores y el Gobierno, al estar incluidos los menores y no haber un procedimiento especial (como proponía la Comisión de DD.HH.), se entiende como viable el mecanismo general a través del Registro Civil. Sin embargo, otras opiniones estimaron que la inclusión de los menores de edad solo es, al menos por ahora, nominativa, careciendo de un procedimiento de rectificación. El punto será resuelto durante el trámite restante.
A continuación algunos aspectos resaltantes sobre el texto legal:
 – Derecho a la identidad de género: “El derecho a la identidad de género consiste en la facultad de toda persona cuya identidad de género no coincida con su sexo y nombre registral, de solicitar la rectificación de estos”.Para efectos de esta ley, se entenderá por identidad de género la convicción personal e interna de ser hombre o mujer, tal como la persona se percibe a sí misma, la cual puede corresponder o no con el sexo y nombre verificados en el acta de inscripción del nacimiento. Lo anterior podrá o no involucrar la modificación de la apariencia o de la función corporal a través de tratamientos médicos, quirúrgicos u otros análogos, siempre que sea libremente escogida.

– Se define que toda persona tiene derecho:

a) Al reconocimiento y protección a la identidad y expresión de género (esta entendida como la manifestación externa de los rasgos culturales que permiten identificar a una persona como masculina o femenina conforme a los patrones considerados propios de cada género por una determinada sociedad en un momento histórico determinado).

b) Al libre desarrollo de su persona, conforme a su identidad y expresión de género, permitiendo su mayor realización espiritual y material posible.

c) A ser reconocida e identificada conforme a su identidad y expresión de género en los instrumentos públicos y privados que acrediten su identidad respecto del nombre y sexo, en conformidad con lo dispuesto en esta ley. Asimismo, las imágenes, fotografías, soportes digitales, datos informáticos o cualquier otro instrumento con los que las personas figuren en los registros oficiales deberán ser coincidentes con dicha identidad.

“Ninguna norma o procedimiento podrá limitar, restringir, excluir, suprimir o imponer otros requisitos que los contemplados por esta ley para el ejercicio de este derecho. No será condición para el reconocimiento del derecho a la identidad de género haberse sometido a algún tipo de intervención o tratamiento modificatorio de la apariencia”, se precisa.

– Toda persona podrá, por una sola vez, obtener la rectificación, a través de los procedimientos que regulan esta ley, del sexo y nombre con que aparezca individualizada en su partida de nacimiento, en sus documentos de identificación y en cualquier otro instrumento público o privado. Excepcionalmente, tratándose de niños, niñas o adolescentes se podrá obtener una vez más, desde que este o esta alcance la mayoría de edad”.

– El Servicio de Registro Civil e Identificación se define  como  el órgano competente, por regla general, para conocer de las solicitudes de rectificación de sexo y nombre. Además, se determinan los procedimientos a seguir.

La iniciativa contempla también las normas necesarias para la rectificación de la partida de nacimiento y de los documentos de identificación, en razón de la identidad de género y sus efectos, al tiempo que regula la emisión de nuevos documentos y su información a las instituciones competentes.

El proyecto norma los efectos jurídicos de la rectificación prevista en esta ley, incluyendo las sanciones para quienes incurran en acciones fraudulentas; y establece que ninguna persona, institución pública o privada podrá realizar un acto u omisión que importe discriminación arbitraria y que cause privación, perturbación, o amenaza a las personas en razón de su identidad y expresión de género.

Se determina que la ley comenzará a regir un año después de su publicación en el Diario Oficial.

Consulte boletín Nº 8924-07 aquí 
(Fuente: Cámara de Diputados de Chile).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s