Corte de Apelaciones rechaza recurso de nulidad y confirma sentencia que condenó al autor de dos delitos por uso malicioso de instrumento privado mercantil falso

La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó recurso de nulidad y confirmó la sentencia que condenó a dos penas de 541 días de presidio efectivo, más la accesoria legal de suspensión de cargos u oficios públicos durante el tiempo de las condenas, al autor de dos delitos consumados de uso malicioso de instrumento privado mercantil falso, descartando infracción de ley en la sentencia recurrida, dictada por el Segundo Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago, el 29 de diciembre del año pasado.

El recurrente funda su recurso en la  causal de la letra e) del artículo 374, en relación con la letra c) del artículo 342 y con el artículo 297, del Código Procesal Penal, sostiene que el fallo de la  instancia habría contravenido en sus razonamientos el principio de la lógica de la no contradicción, argumentando que el tribunal rechazó la petición de la defensa en orden a considerar ambas acciones como un solo delito en carácter continuado, expresando para ello que se trata de dos acciones distintas que satisficieron de forma independiente los presupuestos del tipo penal y no obstante ello, el elemento subjetivo del tipo se estimó concurrente, en cada caso, en razón de haberse cobrado los cheques el mismo día pero en sucursales distintas de Servipag. Asevera que si “el hecho de concurrir a dos sucursales distintas el mismo día para cobrar dos cheques distintos es  aquello que permite acreditar la faz subjetiva del delito, si el acusado se hubiese limitado a cobrar un solo cheque en una sola sucursal la conducta sería atípica ”.

En relación al alegato de defensa la sentencia establece que el recurrente se fundamenta en una premisa que no es efectiva, la cual es que el elemento subjetivo del tipo se estimó concurrente en este caso en razón exclusivamente del hecho de haberse cobrado los dos cheques el mismo día en distintas sucursales de Servipag  y que ello no es así según lo transcrito en el motivo del fallo de la Instancia. Agrega que el dolo directo se tuvo por acreditado en la propia declaración del acusado quien reconoció que “intuyó” que se trataba de cheques robados, puesto que fue contactado por un sujeto con el solo objetivo de que efectuara el cobro de los mismos, los que dijo no poder cobrar por falta de documentos, a cambio de un pago menor y que, posteriormente, cuando concurrió a realizar dicho encargo, la aludida persona lo esperó en las afueras de la institución.

El fallo concluye que si bien contribuyó efectivamente a obtener convicción sobre la concurrencia del elemento subjetivo el hecho de que  además, los dos documentos hayan sido cobrados por el encausado el mismo día, en sucursales distintas de la entidad en que procedió a cobrarlos, puesto que quien requiere el pago de prestaciones legítimas no duda en exigirlas en el mismo instante ante el mismo pagador, tal elemento únicamente vino a corroborar lo concluido tras conectar racionalmente los demás antecedentes fácticos que fueron proporcionados en juicio por el propio acusado, de modo que no existe contradicción alguna en la decisión que estimó plenamente satisfechos los requisitos típicos del artículo 198, en relación con los artículos 193 N° 1 y 197, todos del Código Penal, en cada una de las conductas desplegadas por el autor.

Fuente PJUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s