Corte de Antofagasta ordena al fisco indemnizar a gendarme que sufrió quemaduras por rescatar a un compañero durante incendio

La Corte de Apelaciones de Antofagasta confirmó la sentencia que condenó al Estado de Chile a pagar una indemnización total de $135.000.000 (ciento treinta y cinco millones de pesos) a funcionario de Gendarmería que resultó con el 12% del cuerpo quemado en el incendio registrado en febrero de 2012, en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de la ciudad.

En fallo unánime (causa rol 7-2018), la Segunda Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Dinko Franulic Cetinic, Myriam Urbina Perán y Jasna Pavlich Núñez– confirmó la sentencia impugnada, dictada por el Cuarto  Juzgado Civil de Antofagasta,  que ordenó pagar a José Parra Gómez $45.000.000 (cuarenta y cinco millones de pesos) por concepto de daño emergente, y $90.000.000 (noventa millones de pesos) por daño moral.

“(…) teniendo en consideración que las lesiones que sufrió el actor fueron graves, quemaduras A, B, B, en el 12% de la superficie corporal con compromiso de planta bilateral, codo y brazo derecho y antebrazo, lo que implica largo tiempo de recuperación física y secuelas permanentes que afectarán de por vida al demandante sin posibilidad de recuperación total y completa ya que  necesariamente las quemaduras de esa entidad provocan cicatrices mayores, lo que, necesaria y normalmente a cualquier individuo le provocan una afectación física y psíquica de magnitud enorme, con las consiguientes molestias y aflicciones, y eventuales limitaciones en el desempeño de su vida diaria, resulta prudente y equitativo aumentar la indemnización que por dicho concepto se reguló en la sentencia en alzada a una suma de $90.000.000, la que se  corresponde en justicia con una reparación efectiva de dicho daño”, sostiene el fallo.

La resolución agrega que: “(…) no se da la situación de la culpa exclusiva o propia de la víctima, toda vez que el hecho dañoso no puede ser atribuido a una conducta de ésta, desde que el mal estado del cableado del sistema eléctrico de la antigua cárcel pública de esta ciudad por antigüedad y falta de mantención -que produjo el incendio-  en el que el actor, quien dormía en uno de los dormitorios destinados a los gendarmes, resultó lesionado, se debió a la falta del deber de cuidado de un servicio público del Estado y como establece el fallo en alzada, lo que es configurativo de falta de servicio”.

El fallo rechazó las alegaciones de la demandada, la que planteó que la víctima se expuso imprudentemente al daño, al ingresar a los dormitorios a buscar a un compañero de labores que dormía.

“(…) la conducta en cuestión no puede calificarse como exposición imprudente al daño puesto que el contexto en que los hechos ocurrieron lleva a colegir que salvar a un compañero que aún no salía en circunstancias que los dormitorios de gendarmes, donde éste pernoctaba, se incendiaban, es la conducta ordinaria, normal, esperable dentro del ejercicio de la función del actor en cuanto servidor público y en cuanto ser humano, puesto que cualquier persona en una situación semejante hará los mayores esfuerzos por socorrer a quienes se encuentran dentro de un recinto que se incendia, más aún, si dicho siniestro ocurre en horas de la madrugada, cuando normalmente las personas duermen pues dicha situación implica que el riesgo de perder la vida es mayor ya que se darán cuenta de lo que ocurre precisamente por encontrarse dormidas”.

(Fuente: pjud)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s