Corte Suprema rechaza recurso de casación y confirma indemnización a trabajador por parte de la Municipalidad de Viña del Mar

En fallo unánime, la Tercera Sala del máximo tribunal rechazó el recurso de casación en la forma interpuesto por la Municipalidad de Viña del Mar y confirmó la sentencia que ordenó a la municipalidad  pagar una indemnización de $70.000.000 (setenta millones de pesos) a trabajador que cayó en un foso de casi dos metros, oculto por la vegetación y sin algún tipo de resguardo o señalización, lo que se configuró como falta de servicio del municipio.

El recurso sostuvo que los jueces de alzada incurrieron en la causal de casación prevista en el N° 4 del artículo 768 del Código de Procedimiento Civil, “extra petita”, al decidir elevar el monto de la indemnización, porque el fundamento que se utilizó para dicha declaración, es distinto al que se fijó por las partes en la etapa de discusión.

Por su parte la Corte señaló que los jueces de fondo establecieron que se acreditó el supuesto fáctico y los elementos normativos para configurar la falta de servicio que se aludió para impetrar la acción ya que declararon que la Municipalidad, faltó a su deber de velar por el buen estado de la vía pública lo cual conlleva la obligación de inspeccionar y señalizar todo desperfecto que genere algún riesgo, debiendo comunicarlo a la repartición que fuere pertinente si ello no quedare comprendido dentro de su esfera de atribuciones, configurándose la concurrencia de un mal funcionamiento del servicio, imputable a la demandada, que le produjo un daño al actor y  que por ende la obliga a indemnizar a éste.

Agrega que la apelación del demandante,  construyó el agravio sobre la base que la sentencia de primer grado, al fijar el monto de la indemnización por concepto de daño moral, desconoció el daño corporal sufrido por el actor, desde que sólo se fundó en el informe pericial psicológico, olvidando las consecuencias orgánicas que sufrió y  continuará sufriendo permanentemente y por el resto de la vida el demandante, producto de la falta de servicio en que incurrió la demandada.

El fallo estableció que “no es efectivo lo denunciado por la demandada en su causal de invalidación, esto es, que el actor fundamentó la petición de la indemnización por concepto de daño moral, exclusivamente en un aspecto psicológico, por el contrario, de la lectura íntegra del libelo, se advierte que el quid de aquél y sobre el que se articula su petición, radicó en el padecimiento físico que experimentó el actor producto de su accidente, que lo llevó a estar en rehabilitación por dos años y quedar en la actualidad con una discapacidad del 70%, que integra evidentemente, el daño moral que exige”.

Concluye que en efecto, la demanda hizo una descripción detallada de los daños físicos que sufrió el actor y el tiempo que le tomó la rehabilitación a consecuencia de éstos, por lo tanto “no es procedente el argumento de la demandada relativo a que lo pedido por el demandante, es sólo el aspecto psicológico, fundado en que al definirlo recurrió al concepto clásico del “pretium doloris”, primero, debido a que no es efectivo como se explicitó precedentemente y segundo, porque dicho concepto ha sido superado en la actualidad, entendiéndose hoy, que el daño moral, incorpora otros que se relacionan con el mismo y, que deben ser indemnizados, sobre la base del principio de  “reparación integral” que informa el derecho de daños”.

Por todo lo anterior la Corte declaró que se rechaza el recurso interpuesto ya que no se configura la causal invocada.

Fuente: PJUD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s