Contraloría: sobre procedencia de otorgar a personal no docente estipendios y beneficios que corresponden a asistentes de la educación de esa comuna

En días recientes la Contraloría General de la República se pronunció respecto de la legalidad de la medida de no otorgar al personal no docente de un Departamento de Educación Municipal estipendios propios de los asistentes de la educación de dicha comuna, fundado en la medida de un decreto alcaldicio que dejó sin efecto un precepto que concedía al personal de dicho departamento, similares estipendios a los que corresponden a los asistentes de la educación de los establecimientos de enseñanza de tal comuna, regulado en el reglamento de Orden Interno de Orden, Higiene y Seguridad de tal departamento

Al respecto, razona el órgano contralor señalando que los municipios pueden convenir con su personal afecto al Código del Trabajo, beneficios similares a los que tienen derecho los servidores regidos por el Estatuto Administrativo para Funcionarios Municipales -ley N° 18.883-, aunque no se encuentren, expresamente, consagrados en ese código.

Ahora bien, si dichos estipendios no están contemplados de manera específica en los estatutos o leyes que rigen a los funcionarios de una determinada institución -que, en el caso de la especie, son los previstos en la citada ley N° 18.883-, no podrán ser convenidos con los trabajadores que, dentro de la misma, se regulen por el Código del Trabajo.

Con todo, los emolumentos que se pacten con los trabajadores sujetos al Código del Trabajo, deben tener carácter remuneratorio, de conformidad con lo establecido en el artículo 41 de ese cuerpo legal, esto es, constituir una contraprestación de los servicios realizados por causa del contrato de trabajo, y no en consideración, por ejemplo, al comportamiento funcionario o proveniente de una mera liberalidad del empleador.

En el ámbito municipal, lo anterior resulta concordante con lo previsto en el artículo 48 de la ley N° 18.695, en orden a que en el sistema legal de remuneraciones de las entidades edilicias se procurará aplicar el principio de que a funciones análogas, que importen responsabilidades semejantes y se ejerzan en condiciones similares, les sean asignadas iguales retribuciones y demás beneficios económicos.

Concluyendo que “de la documentación examinada, consta que el inciso cuarto del artículo 31 del Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad del DAEM de Traiguén -aprobado por el decreto alcaldicio N° 1.784, de 2012-, dispuso, en lo que interesa, incorporar “a las remuneraciones de los trabajadores no-docentes que se desempeñan en la Dirección Comunal y establecimientos relacionados, los aguinaldos, bonificaciones, asignaciones, aumentos u otros beneficios de la especie, que se aplique a los trabajadores no-docentes de los establecimientos educacionales, lo que deberá constar por escrito en anexo de contrato”.

A continuación, aparece que el decreto alcaldicio N° 289, de 23 de noviembre de 2016, de la Municipalidad de Traiguén, dejó sin efecto el inciso cuarto del artículo 31 del reglamento a que se ha hecho mención, sobre la base de la necesidad de corregir esa norma, de acuerdo con lo informado por el director de control, y a la sentencia de la Corte Suprema que enuncia”.

Consulte texto completo del Dictamen N° 8164 de 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s