Corte de Apelaciones revoca sentencia y declara resuelto contrato de promesa de compraventa

La Primera Sala del tribunal de alzada revocó la sentencia apelada de 28 de abril de 2017 y declaró resuelto el contrato de promesa de compraventa celebrado entre constructora y particular, con fecha 25 de Octubre de 2012, debiendo la primera restituir la suma de dinero que recibió de este último con motivo del mismo, equivalente a
U.F. 220, (doscientos veinte unidades de fomento) y pagar la multa establecida en la cláusula 6.1 para el caso de incumplimiento, por la suma equivalente a U.F. 100 (cien unidades de fomento) con costas.

La demanda se interpuso con la finalidad que se decretara la resolución de contrato de compraventa  junto con la indemnización de perjuicios. El motivo para rechazar la petición consistió en que la actora no acreditó que el
edificio en el que se ubicaría el departamento al que se refiere el mismo, no estaba en construcción, pues la prueba consistente en fotos del lugar donde se emplazaría, no era suficiente para ello.

El contrato de promesa se celebró el 25 de octubre de 2012 transcurridos mas de cinco años sin que se suscribiera la compraventa y sin que haya ocurrido hecho que permita concluir que ello sucederá en un tiempo inmediato.  Por lo que se  concluye  “que la condición suspensiva a que quedó sujeta la celebración del contrato de compraventa, se debe reputar fallida en los términos establecidos en el artículo 1480 del Código Civil, pues resulta indudable que la demandada se encuentra en la imposibilidad material de cumplir la obligación que asumió, esto es, poner a disposición de la promitente compradora el inmueble a que se refiere la promesa, regularizado legalmente y en condiciones de ser habitado, si se considera su actual situación financiera y la circunstancia que el edificio aún no se construye”.

Agrega la Corte que obligar a la demandante a perseverar en el contrato y a seguir esperando por tiempo indefinido adquirir el inmueble que destinaría a la habitación, para lo cual asumió compromisos económicos que debió soportar sin contraprestación alguna, no constituye una adecuada respuesta jurídica para un contratante diligente, pues significa agudizar aún más su perjuicio patrimonial, razón por la que se declara resuelto el contrato de promesa celebrado.

El fallo consigna lo resuelto por la Excma. Corte Suprema en el fallo dictado con fecha 5 de Octubre de 2017, en la causa Rol 32.874-2016, en cuanto que “la ausencia de una norma de carácter general que establezca un plazo para entender fallida una condición suspensiva, cuando las partes no lo han previsto, ha llevado a la doctrina civil clásica a aplicar por analogía -con buen criterio- el termino de cinco años establecido en el artículo 739 del Código Civil, en materia de fideicomiso”.

Declarado resuelto el contrato por el incumplimiento del promitente vendedor, se dió  lugar a la indemnización de perjuicios solicitada por la demandante, consistente en la restitución de lo pagado en virtud de la promesa, que es la suma equivalente a U.F. 220, que hizo en la forma que detalla en su demanda y el pago de la multa establecida en el cláusula sexta del contrato por la suma equivalente a U.F. 100.

Fuente PJUD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s