Corte Suprema acogió recurso de casación en la forma y declaró existencia de daño ambiental

Algunas semanas atrás, la Tercera Sala de la Corte Suprema acogió un recurso de casación en la forma interpuesto por agrupaciones de vecinos contra la sentencia del Segundo Tribunal Ambiental que desechó su demanda por daño ambiental generado en la ejecución de obras de tratamiento de aguas servidas por una municipalidad. El tribunal de casación estimó que “se colige que los sentenciadores incurrieron en error de derecho en la aplicación de las reglas de la sana crítica, modo de apreciación de la prueba establecido en el artículo 26 inciso cuarto de la Ley N° 20.600 desde que, en lugar de valorar el mérito de convicción de la prueba aparejada conforme a ese canon, realizaron dicha labor alejándose de sus preceptos. En efecto, de las probanzas referidas más arriba se desprende que no sólo existe un daño al ecosistema del sector donde se encuentra emplazada la planta de tratamiento, sino que, además, dicha contaminación ha afectado a los demandantes en su diario vivir, lo que hace necesario adoptar acciones concretas al respecto, en especial por la contaminación de los cursos de aguas que están dispuestos para el riego.” (Considerando Décimo Quinto). Además, estimaron que  “verter aguas servidas sin tratamiento desde el año 2011 al estero El Garretón afecta significativamente el ecosistema del lugar donde se emplaza la Planta de Tratamiento y, en especial, la vida de las personas y animales que habitan en la comunidad aledaña.En efecto, como se dijo precedentemente, el informe de investigación especial de la Contraloría Regional de Valparaíso, de 9 de mayo de 2012, señaló que las descargas en el estero El Garretón dan cuenta “[.] que las aguas del efluente de la planta superan ampliamente los parámetros máximos de coliformes fecales y DBOs, establecidos en la Tabla Nºl, del punto 4.2, del Decreto Nº90, constatando “eutrofización del cuerpo de agua receptor, observándose aguas turbias, presencia de algas y malos olores”. Lo anterior fue ratificado por el informe elaborado por la SEREMI de Salud, que estableció – en el año 2011- que el conteo de microbios en el efluente, arrojó una presencia de 1.700.000 coliformes fecales como número más probable en 100 milímetros (NMP/100ml) y, por ende, una calificación de no conformidad, concluyendo, que la Municipalidad de Nogales no ha dado cabal cumplimiento a los compromisos adquiridos en la RCA N° 42/1997 ni a las normas ambientales aplicables sobre la materia”.

Consulte fallo analizado por Microjuris

Voces: CIVIL – MEDIOAMBIENTE – MUNICIPALIDADES – DAÑO AMBIENTAL – IMPACTO AMBIENTAL – RESOLUCIÓN DE CALIFICACIÓN AMBIENTAL – NORMAS REGULADORAS DE LA PRUEBA – PONDERACIÓN DE LA PRUEBA – SANA CRÍTICA – RECURSO DE CASACIÓN EN LA FORMA – RECURSO ACOGIDO – SENTENCIA DE REEMPLAZO

Partes: Junta de Vecinos Villa Disputada de Las Condes y otro c/ Ilustre Municipalidad de Nogales s/ Daño ambiental – Municipalidades

Tribunal: Corte Suprema

Sala: Tercera

Producto: Municipalidades – Microjuris

La actuación de la demandada generó un daño al medio ambiente significativo, pues se acreditó que la Planta de Tratamiento administrada por la Municipalidad, vierte de manera constante aguas servidas sin tratar al estero, alternado el ecosistema aledaño a la Planta, en donde se emplazan las viviendas en que habitan los demandantes, provocando contaminación a los cursos de aguas que debían servir para el riego, con el consiguiente daño potencial a la salud, además de la, consecuente pestilencia en el aire del sector. y de cuya preservación depende la existencia de la vida en la forma como la conocemos hoy en día.

Doctrina:

1.- Corresponde acoger el recurso de casación la forma interpuesto por la actora en contra de la sentencia que desechó la demanda de daño ambiental por no probarse la existencia del daño ni la afectación significativa del medio ambiente. Esto, dado que el tribunal ambiental ha infringido lo dispuesto en el artículo 26 de la Ley 20.600, en relación a la apreciación de la prueba según las reglas de la sana crítica, en tanto declaró que no es posible establecer el daño alegado respecto de los componentes agua y aire, por no ser significativo o falta de prueba, respectivamente. Los informes realizados por las instituciones fiscalizadoras y el testigo experto de la demandada reconocen el vertimiento de aguas servidas sin tratar al estero aledaño a la Planta, así como la superación de los parámetros máximos de coliformes fecales y DB05, desde el año 2011, que se encuentra cerca de las viviendas de los demandantes. Por tanto, no es posible hablar de «episodios puntuales» si incluso se sancionó con posterioridad, en el año 2013 y, el Servicio Agrícola Ganadero lo denunció debido a que se trataba de aguas que debían servir para el riego y bebida de animales. De esta forma, queda en evidencia un inminente riesgo para la salud humana, que no es posible de soslayar, razón por la cual, de acuerdo a las reglas de la lógica, debe ser considerado como un daño ambiental significativo.

2.- La actuación de la demandada generó un daño al medio ambiente calificado de significativo, porque lo cierto es que la Planta de Tratamiento administrada por la Municipalidad, vierte de manera constante aguas servidas sin tratar al estero, lo que ha alterado el ecosistema aledaño a la Planta, en donde se emplazan las viviendas en que habitan los demandantes, tal como se comprobó con los informes acompañados y de la prueba testimonial, en cuanto a que provocó contaminación a los cursos de aguas que debían servir para el riego con el consiguiente daño potencial a la salud, además de la, consecuente, pestilencia en el aire del sector.

3.- El legislador incorporó un elemento normativo a la definición de daño ambiental, esto es, que sea significativo, el que debe ser interpretado a la luz de los principios que informan la materia en estudio y, en especial, del concepto de medio ambiente establecida en la Ley, que no es posible enmarcarlo dentro una definición unívoca, porque su fisonomía dependerá del área o elemento del «sistema global» que se pretenda proteger, los que atendida su naturaleza, se encuentran en constante modificación. Sí se debe tener en consideración, para determinar el referido elemento parámetros, tales como, la intensidad, duración, dimensión y zona geográfica de la contaminación, los efectos físicos o mentales y la situación general del medio ambiente.

3.- Será significativo el daño ambiental siempre que altere el ecosistema de manera importante, que genere una pérdida cualitativa considerable, aunque sea de baja entidad cuantitativamente hablando, esto porque la apreciación del mismo depende de múltiples factores atendida la naturaleza del componente del medio ambiente que se busca proteger, que es mucho más compleja y de cuya preservación depende la existencia de la vida en la forma como la conocemos.

4.- Del proceso, no surgen elementos de convicción que demuestren la necesidad y conveniencia de disponer el cierre y erradicación de la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas del lugar en que actualmente se emplaza. Esto, por la necesidad de una planta de este tipo en el sector y considerando la adopción medidas que permitirán mitigar los impactos ambientales denunciados, de manera de contrarrestar y prevenir los daños que se producen al verter agua servida sin tratar a los ríos aledaños, más aún, si el compromiso ambiental en este aspecto era que dichas aguas podrían ser utilizadas para el riego, sin peligro para la salud de la población (de la sentencia de reemplazo).

Consulte fallo a texto completo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s