Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó que un país de la Unión Europea no puede denegar residencia al cónyuge de un ciudadano por ser del mismo sexo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) estableció en una sentencia que los países de la Unión Europea no pueden restringir la libertad de circulación al cónyuge de un ciudadano de la Unión del mismo sexo, aun cuando el país no reconozca el matrimonio homosexual.

Cabe recordar que la sentencia se relaciona con el caso de Relu Adrian Coman, nacional rumano, y Robert Hamilton, nacional estadounidense, quienes convivieron durante cuatro años en Estados Unidos antes de contraer matrimonio en Bruselas en 2010. En diciembre de 2012, solicitaron a las autoridades rumanas que se les informase del procedimiento y de los requisitos con arreglo a los cuales Hamilton podía, en calidad de miembro de la familia de Coman, obtener el derecho a residir legalmente en Rumanía por un período superior a tres meses. Esta solicitud se basaba en la Directiva relativa al ejercicio de la libertad de circulación, que permite al cónyuge de un ciudadano de la Unión que ha ejercido dicha libertad reunirse con él en el Estado miembro en el que éste reside. En respuesta a la citada solicitud, las autoridades rumanas informaron que a Hamilton únicamente le correspondía un derecho de residencia de tres meses, debido, concretamente, a que en Rumanía no podía ser considerado “cónyuge” de un ciudadano de la Unión, ya que dicho Estado miembro no reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo. Coman y Hamilton interpusieron entonces recurso ante los tribunales rumanos con el fin de que se declarase la existencia de una discriminación por razón de la orientación sexual respecto al ejercicio del derecho a la libre circulación dentro de la Unión. Así, la Curtea Constitu?ional? (Tribunal Constitucional de Rumanía), que conoce de una cuestión de inconstitucionalidad planteada en el marco de dicho litigio, consultó al Tribunal de Justicia si Hamilton está comprendido en el concepto de “cónyuge” de un ciudadano de la Unión que ha ejercido su libertad de circulación y si, en consecuencia, debe concedérsele un derecho de residencia permanente en Rumanía.

En su sentencia, el Tribunal de Justicia europeo recordó que la Directiva relativa al ejercicio de la libertad de circulación únicamente regula los requisitos de entrada y residencia de un ciudadano de la Unión en estados miembros distintos de aquel del que es nacional, y no puede servir de fundamento a un derecho de residencia derivado en favor de los nacionales de terceros Estados, miembros de la familia de un ciudadano de la Unión, en el Estado miembro del que éste es nacional. Así pues, la Directiva no permite fundamentar un derecho de residencia derivado en favor de Hamilton en Rumanía, estado miembro del que es nacional su cónyuge. Sin embargo, en determinados casos, los nacionales de terceros estados, miembros de la familia de un ciudadano de la Unión, que, en virtud de las disposiciones de la Directiva, no pueden disfrutar de un derecho de residencia derivado en el emiembro del que es nacional ese ciudadano, pueden obtener el reconocimiento de ese derecho sobre la base del artículo 21, apartado 1, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (disposición que confiere directamente a los ciudadanos de la Unión el derecho fundamental e individual de circular y residir libremente en el territorio de los Estados miembros).

El fallo agregó que los requisitos de concesión de este derecho de residencia derivado no deben ser más estrictos que los establecidos por la Directiva para la concesión de ese derecho de residencia a un nacional de un tercer estado, miembro de la familia de un ciudadano de la Unión que ha ejercido su derecho de libre circulación estableciéndose en un estado miembro distinto de aquel del que es nacional. Así, en el contexto de la Directiva relativa al ejercicio de la libertad de circulación, el concepto de “cónyuge”, que designa a una persona unida a otra mediante el vínculo matrimonial, es neutro desde el punto de vista del género, por lo que puede incluir al cónyuge del mismo sexo del ciudadano de la Unión. Se precisó, no obstante, que el estado civil de las personas, en el que se incluyen las normas relativas al matrimonio, es una materia competencia de los estados miembros, no restringida por el Derecho de la Unión, de modo que los estados miembros disponen de la libertad de institucionalizar o no el matrimonio homosexual. Señala asimismo que la Unión respeta la identidad nacional de los Estados miembros, inherente a las estructuras políticas y constitucionales fundamentales de éstos. Sin embargo, consideró que la negativa de un estado miembro a reconocer, únicamente a efectos de conceder un derecho de residencia derivado a un nacional de un tercer estado, el matrimonio de éste con un ciudadano de la Unión del mismo sexo, contraído legalmente en otro estado miembro, puede obstaculizar el ejercicio del derecho de ese ciudadano a circular y residir libremente en el territorio de los estados miembros. Esto supondría que la libertad de circulación variaría de un estado miembro a otro en función de las disposiciones de Derecho nacional que regulan el matrimonio entre personas del mismo sexo.

De otro lado, la sentencia recordó que la libre circulación de personas puede estar sometida a restricciones independientes de la nacionalidad de los sujetos afectados, siempre que tales restricciones se basen en consideraciones objetivas de interés general y sean proporcionadas al objetivo legítimamente perseguido por el Derecho nacional. A este respecto, el orden público, que se invoca en el presente asunto como justificación para restringir el derecho a la libre circulación, debe interpretarse en sentido estricto, de manera que su alcance no pueda ser determinado unilateralmente por cada estado miembro, sin que medie control por parte de las instituciones de la Unión. Así, la obligación de un estado miembro de reconocer un matrimonio homosexual contraído en otro estado miembro de conformidad con el Derecho de este último Estado, con el fin exclusivo de conceder un derecho de residencia derivado a un nacional de un tercer estado, no afecta negativamente a la institución del matrimonio en el primer estado miembro. En particular, esa obligación no impone a dicho estado miembro el deber de contemplar la institución del matrimonio homosexual en su Derecho nacional. Además, la citada obligación de reconocimiento con el fin exclusivo de conceder un derecho de residencia derivado a un nacional de un tercer estado no atenta contra la identidad nacional, ni amenaza el orden público del estado miembro concernido.

De esa manera, el fallo concluyó recordando que una medida nacional que pueda obstaculizar el ejercicio de la libre circulación de las personas sólo puede justificarse si es conforme con los derechos fundamentales garantizados por la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. Al estar garantizado el derecho al respeto de la vida privada y familiar en el artículo 7 de la Carta, el Tribunal de Justicia señala que también de la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos resulta que la relación que mantiene una pareja homosexual puede estar comprendida en el concepto de “vida privada” y en el de “vida familiar” del mismo modo que la de una pareja heterosexual que se encuentre en la misma situación.

(Fuente: diario constitucional)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s