Corte de Apelaciones confirma indemnización de Municipalidad por daños a vehículo por caída de árbol

En fallo unánime la Segunda Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la sentencia que condenó a la Municipalidad de Las Condes a pagar  $ 4.280.000 (cuatro millones doscientos ochenta mil pesos) por daño emergente y $ 300.000 (trescientos mil pesos) por daño moral al propietario de un furgón al que le cayó un álamo en la vía pública cuando el vehículo estaba aparcado.

La sentencia confirma, en todas sus partes, el fallo del Quinto Juzgado Civil de Santiago (rol 29.152-2014) que estableció la responsabilidad de la municipalidad por falta de servicio en la mantención de los árboles en la vía publica.
El fallo establece que tanto el constituyente como el legislador, imponen a las municipalidades el deber de administrar los bienes nacionales de uso público ubicados en su comuna, deber, que abarca, sin duda, no solamente aquello que concierne al cuidado y conservación de dichos bienes en función de mantener la integridad del patrimonio público, sino también todo lo que tienda a precaver lesiones en su integridad corporal y daños en cosas de su propiedad a las personas, para cuyo uso han sido destinados, de acuerdo con lo que prescribe en su inciso 2º el artículo 589 del Código Civil, que alude a dicha clase de bienes nacionales.
Asimismo señala que debe determinarse si la caída del árbol se debió a la falta de servicio imputable a la  Municipalidad, corresponde a un caso fortuito o fuerza mayor, tal como lo esgrime la demandada.
En consecuencia, la obligación de mantener un árbol en regular estado o, en su defecto, removerlo del lugar si presenta un riesgo a la seguridad de la ciudadanía, corresponde a la Municipalidad demandada, y la omisión culpable de tomar las medidas necesarias a dicho fin será imputable a su parte, sobre todo considerando que existen medios suficientes para determinar el estado interior del tronco de un árbol en pie. En la especie, árboles añosos sin mantención alguna, cuestión que, nuevamente, competía acreditar a la demandada, la que no lo hizo, se constituye en un peligro para quien transite, ante el peligro de caída de sus ramas o del árbol mismo.
“Luego, es posible tener por acreditado que la municipalidad demandada, teniendo el imperativo de actuar, no condujo acciones tendientes a la recuperación o corte del árbol, ni alertó de su mal estado, para de este modo prevenir el evento de marras, incurriendo en la hipótesis de falta de servicio”, concluye el fallo.
Fuente: PJUD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s