Corte Suprema rechaza recurso de unificación de jurisprudencia y confirma condena por accidente laboral

La Corte Suprema rechazó el recurso de unificación de jurisprudencia interpuesto por la demandada solidaria y confirmó la sentencia que condenó al empleador directo y a la empresa, dueña de la obra, a pagar solidariamente una indemnización de $20.000.000 (veinte millones de pesos) a trabajador que sufrió accidente de tránsito mientras cumplía labores.

La corte señala que las normas que forman parte del estatuto que rige las relaciones de trabajo, deben entenderse conforme el principio de protección del trabajador, el cual recorre transversalmente toda la regulación de esta materia, y que, en lo específico, se pretendió con la incorporación de tales normas por medio de la dictación de la Ley Nº 20.123, reafirmar, por un lado, la posición de garante de la empresa mandante dueña de una obra en relación a la seguridad de los trabajadores subcontratados que laboran en ella; y, por otro, consagrar la su responsabilidad directa en el cumplimiento de las obligaciones pecuniarias de sus contratistas, no sólo las laborales y de seguridad social, sino también las correspondientes al ámbito de la seguridad, y de este modo, asegurar el respeto de los derechos del trabajador y no la situación particular de control o no de la empresa.

Agrega que por medio de la introducción de la normativa citada, se modificó el marco regulatorio previo, al establecer en el artículo 183-B la posibilidad de dirigirse derechamente contra el patrimonio del dueño de la obra respecto de incumplimientos de determinados derechos, cuando no haya tomado los resguardos que la ley establece.

Asimismo menciona el artículo 183-E el cual le impone al dueño de la obra el deber de protección eficaz de la vida y salud de todos los trabajadores que se desempeñen en su empresa o faena, derogándose la responsabilidad subsidiaria que establecía el antiguo artículo 64 del código, consagrando una de carácter directo que en el evento de incumplir el mencionado deber, que debe asumir ya no sólo como garante de la obligación que le asiste al empleador directo, sino responsable de su propia conducta que contribuyó al evento dañoso.

Concluye que de tal modo, se trata de un régimen que busca intensificar y mejorar la posición del trabajador que se desempeña en régimen de subcontratación frente a los derechos que le son conculcados, por lo que la correcta comprensión de la naturaleza de la obligación de indemnizar por los daños provocados en el contexto de un accidente del trabajo que le corresponde a la empresa dueña de la obra, debe entenderse como solidaria, pues si frente a las obligaciones laborales y previsionales no se discute dicho estatuto, en el contexto de mejoramiento de la protección al trabajador, con mayor razón se debe entender aplicable respecto del incumplimiento de los preceptos que procuran la protección de la vida y salud del trabajador.

Fuente: PJUD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s