Corte Suprema invalida sentencia y condena a padres de menor que difundió imágenes íntimas de joven en redes sociales

La Corte Suprema condenó a padres de menor que divulgó imágenes íntimas de joven en redes sociales, a pagar una indemnización total de $3.000.000 (tres millones de pesos) a la víctima y sus progenitores, tras establecer la responsabilidad de los padres demandados por la falta de vigilancia respecto del actuar negligente y culpable de su hijo.

El fallo impugnado, desestimó la demanda deducida en autos por considerar que no se acreditó el hecho dañoso en que se basa, consistente en la publicación que el hijo de los demandados habría realizado a través de redes sociales de imágenes de contenido sexual de la hija de los actores, en razón que la declaración policial del hijo de los demandados no fue incorporada bajos las normas de la prueba testimonial en el proceso civil, sino que se acompañó como instrumento privado haciéndolo solo plena fe en cuanto al hecho de haberse otorgado y su fecha, pero no de la verdad de las declaraciones que en el mismo hayan formulado los interesados, agregando que cabe tener presente que el joven no tiene calidad de demandado ni fue citado como testigo.

De esta manera la Corte señala que los jueces del fondo han debido ponderar toda la prueba rendida en autos, puesto que su valoración íntegra así lo impone, tanto aquélla en que se sustenta la decisión, como la descartada o que no logra producir la convicción del sentenciador en el establecimiento de los hechos, lo cual únicamente se alcanza con la ponderación completa y racional de todas las probanzas allegadas al proceso. Es ello que los falladores incurrieron en el vicio de casación de forma que contempla el artículo 768 Nº 5 del Código de Enjuiciamiento Civil, en relación con lo prevendio en el artículo 170 Nº 4 del mismo código lo que faculta para anular de oficio la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Valparaiso, puesto que la irregularidad aludida influó sustancialmente en la decicisón del asunto.

La sentencia de reemplazo estableció que tal hecho constituye un atentado al deber de no causar daño que consagra nuestro ordenamiento jurídico sobre el cual se construye el sistema de la responsabilidad por parte del hijo de los demandados, quien no debió divulgar, hacer circular de ninguna forma tales fotografías o permitir que ocurriera pues fueron tomadas en el contexto de una relación íntima y privada y que por su naturaleza no estaban destinadas sino que a mantenerse en ese contexto, siendo absolutamente previsible y lógico que su divulgación a través de las redes sociales afectaría a la involucrada, al verse expuesta a una vejación pública de esta índole, considerando por lo demás su corta edad, 14 años.

Lo anterior permite tener por configurado el primer presupuesto de la responsabilidad invocada, esto es, la existencia de un actuar negligente y culpable del hijo de los demandados, lo que causa la lesión a la integridad psíquica de la joven con la divulgación de tales fotografias, daño que se encuentra corroborado por la prueba testimonial rendida, consistente en la declaración de tres testigos que relatan el padecimiento por los hechos ocurridos.

En cuanto a la responsabilidad de los padres la Corte señala que de acuerdo a las circunstancias del caso, la  pretensión de condena civil del demandado tiene que ver  con la hipótesis del artículo 2320 del Código Civil, ya que el reproche encuadra con la responsabilidad que le atribuye la ley, en su calidad de padre de un hijo que aún no cumple 18 años de edad y se encuentra bajo su cuidado personal, como ocurre en el caso de autos; obligación que cesa, de acuerdo a lo dispuesto en el inciso final de la norma citada, si con la autoridad y el cuidado que su respectiva calidad le confiere no hubiere podido impedir el hecho.

Lo anterior implica, para el demandado, la prueba de la diligencia, que generalmente resulta infructuosa, pues el propio daño suele demostrar que no ha ejercido el cuidado y la autoridad que podría haberlo evitado.

Finalmente atendiendo a la entidad del daño causado se estima la suma $2.000.000 (dos millones de pesos) por daño moral experimentado por la joven y en cuanto al daño extrapatrimonial reclamado por los padres que se desprende del dolor y la preocupación que sufrieron por la situación que afectó a su hija se regula la suma de $500.000 (quinientos mil pesos para cada uno)

Consulte texto completo de la sentencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s