21º Juzgado Civil de Santiago condena a cadena de supermercados por robo de vehículo en local de Maipú

El Vigésimo Primer Juzgado Civil de Santiago condenó a  empresa de supermercados, pagar una indemnización $4.200.000 (cuatro millones doscientos mil pesos) por daño emergente, y $3.000.000 (tres millones de pesos) por daño moral, a dueño de vehículo que fue sustraído en septiembre de 2014, desde los estacionamientos del supermercado, ubicado en calle Avenida Pajaritos de Maipú.

El fallo desestima la calificación jurídica propuesta “existencia de un contrato de estacionamiento”, tal cual como lo prescribe la Ley N°19.496, y conduce los efectos jurídicos de los hechos propuestos a lo que se conoce bajo la denominación de contrato denominado de “Estacionamiento Masivo”, el cual es una construcción relativamente reciente, por lo que no se encuentra definido por la ley y se trata de un contrato atípico para el cual la doctrina compuesta por el Prof. Eduardo Verdugo la ha definido como: “En este contrato se supone la existencia de un terreno, con accesos controlados, al cual ingresa un vehículo conducido por el usuario, quien paga un precio, que le otorga derecho a estacionar o dejar el vehículo en un lugar disponible. Asimismo, Cabrera y Ojeda también postulan la onerosidad como parte de su definición: “habrá contrato de garaje cuando una parte, organizada en forma de empresa, se obliga a entregar un servicio de guarda y custodia de rodados y su posterior restitución, ofreciendo a tales fines un espacio adecuado y la otra parte, a pagar el precio”.

Sin embargo señala la sentencia que  hay parte de la doctrina, como también de la jurisprudencia que este carácter de oneroso, lo vinculan con el ofrecimiento que hace el proveedor del estacionamiento de otros servicios, en este caso el de vender diferentes bienes en un solo lugar, tal cual como es el caso de un Supermercado; pues con independencia de que cobre una tarifa, lo cierto es que el carácter gratuito de estos servicios no es efectivo, pues los mismos forman parte de un servicio mayor y que en definitiva su objeto no es sino atraer clientela.

Por lo anterior, se concluye que la sustracción del vehículo constituye una infracción a la regla contractual, sin que exista ningún antecedente que permita acreditar que dicho incumplimiento no fue culpable (artículo 1437 del Código Civil) y, por ende, exonerar de responsabilidad a la demandada.

Fuente: PJUD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s