Corte de Apelaciones rechaza recurso de nulidad y confirma fallo que declaró unidad económica a empresas de auditoria y certificación

En fallo unánime, la Duodécima Sala del tribunal de alzada rechazó los recursos de nulidad interpuestos en contra de la sentencia dictada por el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago, en mayo pasado, que declaró  que las dos empresas demandadas  constituyen una unidad económica y un solo empleador.

La corte establece que  las causales alegadas no pueden deducirse en forma conjunta, puesto que pugnan entre sí. En efecto, la causal del artículo 477 impone aceptar los hechos asentados en el fallo, esto es, que la prueba fue correctamente valorada, pero que la equivocación estaría constituida por el juzgamiento jurídico del asunto, o en otras palabras, que el yerro se produce en la aplicación de la ley a esos hechos probados. Al esgrimirse la causal del artículo 478 letra b) se está actuando en un sentido exactamente inverso, toda vez que lo que por definición se pretende a través de este motivo de invalidación, es alterar los hechos fijados en el fallo, en razón de haberse valorado los antecedentes probatorios de una manera que implica contrariar las reglas contempladas en el artículo 456 del Código del Trabajo”, sostiene el fallo.

En consecuencia, resulta de una imposibilidad lógica interponer las referidas causales en forma conjunta, porque por la primera causal se acusa que el vicio se verifica en el establecimiento de los hechos, es decir, persigue un control fáctico, mientras que por la segunda se alega que el error en la sentencia está en el juicio de derecho contenido en la sentencia, todo lo cual importa que el recurso adolezca de un defecto insubsanable en su interposición.

Asimismo subraya que la causal del artículo 478 letra b) atañe a la revisión de las razones que sustentan la motivación probatoria y la consecuente fijación de los hechos que se han tenido por probados, cuando en esa actividad se cometen yerros que suponen contrariar los parámetros de la lógica, de la técnica, de los conocimientos científicos o de las reglas de experiencia. Se trata, en otras palabras, de fiscalizar que las razones probatorias vertidas por el juzgador respeten esos lineamientos.

En consecuencia, esta causal parte del supuesto que toda la prueba ha sido analizada y que el sentenciador entrega las razones de su decisión probatoria, porque precisamente es dicho análisis lo que debe censurar el recurrente. Sin embargo, en la especie, lo que se ataca es la supuesta falta de valoración de la prueba, lo que significa atribuir a la sentencia el incumplimiento de los requisitos que prescribe el artículo 459 del Código del Trabajo, vicio que de ser efectivo, importa otra causal de nulidad y que, por ende, no tiene correspondencia con la del artículo 478 letra b). Por otro lado, los fundamentos en que se hace descansar la causal de infracción de ley tampoco guardan armonía con ella, pues lo que se critica es una ausencia en la valoración de la prueba o ‘no haberla apreciado conforme a derecho.

Fuente: PJUD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s